jueves 30 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Que gobierno queremos

Escuchar este artículo

La Constitución de 1991 dice en su artículo 123: Son servidores públicos los miembros de las corporaciones públicas, los empleados y trabajadores del Estado y de sus entidades descentralizadas territorialmente y por servicios.

Este artículo de la Carta Magna, ha sido vilipendiado, y abusado en todas las formas posibles, por los gobiernos de turno.

Son muy escasos los funcionarios públicos, que entienden, que su función, es la servir a la sociedad, sin pretender recibir a cambio ninguna clase de beneficio particular o privado, diferente de los emolumentos que el estado le brinda de acuerdo a su categoría.

Partiendo de esta premisa básica, lo primero que debemos exigirles a nuestros candidatos, a los puestos y a las corporaciones públicas, es el cumplimiento de ese mandamiento del honor: es decir cero coimas directas o sutiles disfrazadas de invitaciones, por el cumplimiento de su deber.

No es posible que un funcionario nombrado, para representar a la ciudadanía, pretenda que el cumplimiento de sus deberes, sea considerado por él como un acto de su voluntad.

Así están las cosas a todos los niveles, desafortunadamente.

¿Cuál es la causa? Indiscutiblemente, la falta de educación cívica ciudadana de calidad ha sido pisoteada a todos los niveles, al punto que la honestidad y el cumplimiento de los deberes es considerada, como una tara que impide el ascenso social.

Desde los más altos a los más bajos niveles hemos visto en los últimos 20 años, y particularmente en este gobierno, unos extremos de desfachatez, en el mal uso de los recursos públicos. Casos Mintic, y MinHacienda entre otros.

Pero lo más grave y desconcertante es ver, que después de salir por la puerta de atrás, terminan en cargos iguales o superiores.

Para terminar, en la ley de presupuesto, incorporan un orangután, permitiendo la eliminación de la ley de garantías, para propiciar la compra de votos.

Colombianos es hora de votar a conciencia. El futuro está en nuestras manos.

gopeor@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad