jueves 25 de julio de 2019 - 12:00 AM

Rescatar a Santander de la corrupción política

Santander atraviesa graves problemas estructurales sobre los cuales la clase política y la dirigencia gremial tibiamente incluyen y poco defienden ante la nación el derecho que nos asiste. Santander le ha brindado a la nación desde su creación valiosos elementos de identidad, libertad, talentos, recursos energéticos para beneficio de todo el país. ¿Y qué le da la nación a Santander? Evidentemente tenemos una relación asimétrica entre región y nación, por demás injusta, la cual debe reestructurarse.

Junto a esta política centralista y excluyente crece la corrupción que ha llevado al departamento a convertirse en uno de los más delictivos e impunes de la nación. Son conocidos quienes, con dineros de dudosa procedencia, en cada elección salen a los medios y tribunas con nueva camiseta de grupo o partido; Esa situación es aprovechada en medio de una masa electoral ingenua y desinformada que hace seguidismo a politiqueros sin participación real ni control político sobre ellos.

Afortunadamente también se evidencia el surgimiento de corrientes ciudadanas que rechazan la continuidad de prácticas corruptas en los gobiernos territoriales cuyo propósito es apoderarse del botín del erario público. Los valores de honestidad en la política convocan y reclaman información pública sobre los candidatos, sus financiadores, sus ideas políticas y sus programas. Rotundo Rechazo a las mafias electoreras.

En las actuales condiciones políticas regionales la participación electoral debe ser clara y contundente: la defensa del voto libre, el voto de opinión y el fortalecimiento del poder ciudadano como reserva moral que nos da esperanza de revivir la decencia en la política, la democracia y la construcción de una región que da testimonio de dignidad ante el mundo. Derrotar a los corruptos representa un factor estratégico para un futuro próspero y sus resultados permitirán recuperar la política decente y la economía para el desarrollo integral de una región que ofrezca prosperidad para todos.

La ciudadanía mantiene vivo su interés de elegir un buen gobierno con programas de unidad, denunciar la corrupción y exigir a la clase política responsabilidad y compromiso con sus mandatos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad