jueves 23 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana

Siguen los riesgos para nuestros páramos

Los riesgos para nuestro páramo son de dos clases:

1.- Cambio climático.

Según estudios elaborados por el Banco Mundial en el año de 2010 y dirigidos por el colombiano Walter Vergara en los páramos peruanos, encontró que producto del cambio climático la disminución de las lluvias sería en los próximos 20 años del orden del 18% . Para Colombia ese estudio ubica el porcentaje en el 30%. Si a eso le sumamos que nuestros páramos son considerados secos por la sobreexplotación desde la colonia, el futuro del agua disponible está en peligro.

2.- Minería

El Ministerio de Minas ha establecido que la minería de subsistencia, ancestral, tradicional o artesanal, solo puede realizarse a cielo abierto. No admite el uso de mercurio ni cianuro ni elementos mecánicos mucho menos el uso de pólvora de cualquier clase.

La pequeña minería es subterránea, usa todos los elementos mecánicos y químicos permitidos por la ley. Admite permisos en áreas hasta de 150 hectáreas. En California el mineral donde se encuentra el oro se llama arsenopirita. De ahí deviene el arsénico un veneno mortal, soluble en el agua. Además, se forma ácido sulfúrico el cual disuelve más de 50 elementos de la tabla periódica e incluye elementos radioactivos de la familia del Uranio238 El daño a las personas empieza con los mismos mineros de la zona y sigue por las aguas superficiales y subterráneas hasta contaminar medio país.

La gran minería tipo Minesa o como la quieran llamar ahora, en pocos años convertirá nuestro territorio en un desierto y acabará con la vida del gran Santander.

La delimitación del páramo, de acuerdo a las leyes existentes, no permite que se haga minería debajo de la línea que se establezca. Esto es subpáramo, bosque alto andino y zona de amortiguación.

Cualquier permiso de explotación, requiere autorización de la ANLA previo estudio de impacto ambiental presentado y aprobado. No antes.

Reconversión económica es lo que se impone.

gopeor@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad