viernes 07 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Un gobierno desconectado de la realidad

Escuchar este artículo

Las masivas movilizaciones del pueblo colombiano en todo el país están mostrando un profundo descontento con las políticas de gobierno y la conducción del Estado en cabeza del presidente Duque. Ha obligado al gobierno del Presidente Duque a retirar la nefasta reforma tributaria que venían reclamando diversos sectores gremiales, laborales, sociales y políticos en el congreso de la república; la consecuencia es contundente con la renuncia del ministro de Hacienda Carrasquilla, autor y ponente principal de ese draconiano proyecto.

Grave error del gobierno Duque, de insistir torpemente en medio de la crisis de la pandemia, en una reforma tributaria que afecta a la mayoría de los colombianos, principalmente a la clase media, a los trabajadores y pequeñas empresas. Tenemos un gobierno nacional que no quiere escuchar ni atender el sufrimiento de miles de familias en el desamparo del No futuro del desempleo y el hambre. Es evidente que el presidente Duque tampoco ha querido escuchar el clamor y las propuestas alternativas de solución a la crisis económica en el interés de abrir espacio a un verdadero dialogo nacional.

El plan de vacunación ha sido ineficaz. Se requiere una política de salud diferente con acceso eficaz que salvaguarde vidas y supere los altísimos riesgos y muertes por covid19. Los registros oficiales dan cuenta de más de 75 mil muertes por la pandemia, 21 millones en pobreza y el cierre de miles de pequeñas y medianas empresas.

Las soluciones violentas no caben en una agenda de dialogo social. Militarizar la ciudad y el país, no es ninguna vía de solución, por el contrario, sería otra tragedia con más violencias. Será el dialogo democrático el mecanismo que permita el reencuentro de los colombianos Un verdadero acuerdo supone garantías para la participación de los más amplios sectores de la sociedad colombiana.

La indignación general del pueblo colombiano está señalando el desastre de la corrupción y la urgencia de un cambio democrático que reoriente la conducción de las instituciones hacia el interés general y los anhelos progreso, paz y convivencia.

jcastellanospulido17@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad