jueves 20 de agosto de 2020 - 12:00 AM

¿Verdugo el Gobierno del agua de los colombianos?

Escuchar este artículo

El Gobierno no puede ser el verdugo del agua de los colombianos, ni otras entidades del Estado alinearse con él para tal despropósito. Nefasto precedente sería el licenciamiento de Santurbán y sus inmediaciones para la explotación minera: se abriría la compuerta para la devastación de los demás 36 páramos del país, en detrimento del agua que consumimos el 80 % de los colombianos.

Infame que, hoy, las principales amenazas para nuestra agua y páramos provengan de las decisiones y actos administrativos gubernamentales, o de la omisión de ellos:

Primero, el Ministerio de Ambiente elaboró una propuesta “integrada” de delimitación de Santurbán, otra delimitación exprés político-minera, como su predecesora, la delimitación de la Resolución 2090 (2014), sin estudios hidrológicos e hidrogeológicos y al servicio de los intereses mineros: un lavado de manos del Gobierno para soportar la aprobación de nefastos proyectos megamineros, legalizándolos en la zona, y que, aunque amplia el área de referencia del páramo en 3.446 hectáreas (total de 138.699) para disimular el engaño, vuelve a dejar “por fuera del páramo” al proyecto de Minesa, igual que hizo la Resolución 2090. La delimitación “integrada” vuelve a hacer trizas el concepto de integralidad del páramo, escindiendo los megabocados necesarios para la megaminería, pasando por alto la Sentencia T-361 que exige incluir, dentro del páramo, la zona de transición bosque páramo (ZTBP). El Estado perdió diez valiosísimos años para realizar los estudios hidrológicos e hidrogeológicos, pero mientras “el tiempo perdido los santos lo lloran”, aquí lo celebran Gobierno y mineras.

Segundo, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) quiera dar la licencia a Minesa, en contravía de todas las consideraciones, empezando por las legales y constitucionales; y, por contera, la CDMB, ad portas de que la ANLA decida la licencia, no resuelve su investigación ambiental contra Minesa por el túnel de exploración El Gigante.

Santurbán no puede entrar en sus estertores inducido al coma, para su devastación y afectación del agua de nuestros hijos, por las disposiciones del propio Gobierno.

Adenda: como uno de los accionantes (S.T-361) recomiendo más argumentos en “El páramo de Santurbán: el daño se viene encima” (https://bit.ly/3kWG7c2)

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad