jueves 18 de agosto de 2022 - 12:00 AM

¿Y el derecho a la ciudad para todos, cuándo?

Mucha alharaca publicitaria de grandes conciertos con artistas de la farándula internacional resuena con la celebración de los 400 años de Bucaramanga, eventos seguramente promovidos y financiados por la administración del alcalde Cárdenas. Esta programación corresponde a la vieja estrategia de “Pan y circo” pero sólo para quienes pueden pagar la costosa boleta.

La pregunta es si vivimos de indiferencia colectiva en una ciudad en franca decadencia, asediada por una clase dirigente sin visión de futuro que sigue escondiendo la basura bajo la alfombra como el hambre y la pobreza crónica que avergüenza.

Hoy constatamos una ciudad en profunda crisis de violencias, sin un plan de movilidad metropolitano no tenemos transporte decente y moderno, sin vías alternas, sin un sistema de tratamiento de residuos sólidos, sin planta de aguas residuales, sin mentalidad empresarial asociativa. La inmensa informalidad laboral y políticas laborales negatorias del empleo son inaceptables.

¿Cuál es el regalo que la comunidad bumanguesa le ofrecerá á a la ciudad en estos 400 años? 400 años no se dan todos los días, representan una feliz oportunidad para engrandecer el territorio y las comunidades que con su trabajo y esfuerzos han dado vida y progreso; desde una visión progresista podría ser la oportunidad para convocar una gran movilización cultural a ciudadanías activas y diversos actores de desarrollo que hacen parte de la ciudad para participar en construir el diseño del verdadero derecho a la ciudad y estructurar el proyecto de ciudad metropolitana con las grandes soluciones prioritarias de un proyecto de ciudad región que hoy no tiene agenda.

Vale recordar la vieja deuda que nos hace sufrir la negación al verdadero derecho a la ciudad, considerando que el disfrute a los beneficios que ofrece la ciudad empieza con las garantías reales a un empleo justo y estable como instrumento de acceso a sus servicios y a la vida cultural, social y política. El derecho a la ciudad y al ejercicio de la ciudadanía supone igualdad de oportunidades y acceso a su vida colectiva para todos.

Jcastellanospulido17@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad