jueves 29 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

¿Y las propuestas vinculantes al Plan Nacional de Desarrollo?

En el actual contexto político sobresale el diálogo con las regiones para la formulación participativa del plan nacional de desarrollo que debe definir las políticas públicas del nuevo gobierno del presidente Gustavo Petro.

La profunda crisis social, el hambre oculta en medio de la francachela del alcalde Cárdenas, las mafias enquistadas en la realidad regional no renuncian a sus perversos intereses de controlar y mantener el poder corrupto que ha mantenido a Santander en una franca y caótica decadencia, vergüenzas y pobrezas.

Santander tiene fecha en el mes de octubre para presentar las ideas y programas estratégicos prioritarios que deberían ser incluidos en el plan nacional de desarrollo con presupuesto e inversiones aseguradas para los próximos 4 años. Sin embargo los canales de interlocución y organización de dicho diálogo no son claros, en sus vocerías, metodología y en sus contenidos.

Se observa el afán de figuración y el fraccionamiento político, la nula integración de la sociedad regional, la doble moral que dice respaldar al gobierno y su plan de gobierno para reivindicar las regiones y encontrar soluciones políticas a la altísima desigualdad económica y social. El partido del presidente ni se ve, ni se oye ni se siente.

Santander está atrapado por las herencias de la parapolítica y la corrupción de todos los colores, situación que persiste con las prácticas del todo vale y los afanes de enriquecimiento fácil desde que se convirtió la política en escenarios para los negociados en las esferas del ejercicio político y la contratación pública.

Otras regiones mejor han entendido el mensaje de construcción de paz y democracia a partir del diálogo incluyente que demanda el reconocimiento de un nuevo paradigma de desarrollo y las prioridades que nunca fueron escuchadas por el gobierno uribista y sus aliados.

Es evidente la ausencia de liderazgo alternativo y renovación política en Santander. Con las elecciones locales y departamentales parece que estamos amenazados de continuar con la ausencia de programas de desarrollo territorial de mediano y largo plazo. Santander requiere la configuración de una nueva gobernabilidad democrática desde las regiones y territorios, departamentos y municipios.

jcastellanospulido17@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad