jueves 13 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

A las puertas del Edificio 37 Vip Center

273 pasos separan la residencia del alcalde Rodolfo Hernández del edificio donde se encuentran las oficinas que más generan dudas en materia contractual en el área metropolitana. Son 180 metros que podrían considerarse mágicos, si se tiene en cuenta que $180 mil millones son los dineros correspondientes al paquete de obras propuesto por la alcaldía de Héctor Mantilla, dentro de las cuales se encuentran los intercambiadores de Papi Quiero Piña y Fátima, adjudicados a Paviandi, Ingenieros Civiles Contratistas, Petrolabin y Óscar Mauricio Moreno Rodríguez (MR-Ingenieros). De este último muy pocos advierten que ha sido socio de Ikona S.A.S., empresa que tuvo como representante legal a su hermana Erika Johanna Moreno Rodríguez, hoy directora de desarrollo de las organizaciones solidarias en Colombia, la cual muestra varios contratos dentro de la Cdmb y Empas, en compañía con Spazios Urbanos, Sayan S.A.S., Petrolabin y ELS Ingeniería, los cuales terminan compartiendo todos los días el mismo ascensor con DTH S.A.S., Constructora Méndez Rangel, Polo Construcciones y Botadero de Tierra El Parque. Todo un conglomerado de empresarios con intereses comunes y amistades muy cercanas. Moreno Rodríguez es sobrino del exalcalde Héctor Moreno Galvis investigado por corrupción, lo cual consolida que la teoría del manejo de los dineros públicos a la sombra del poder se volvió un tema familiar, pues no se puede dejar de lado que su hijo, Daniel Mauricio Moreno Godoy, es accionista de Spazios Urbanos, empresa que se ha llevado cuantiosas licitaciones en la Corporación Ambiental.

Moreno Rodríguez tiene a su cargo la construcción del interceptor sanitario Mensulí sobre la autopista Floridablanca-Piedecuesta, obra que, según la gerencia de Empas, la ganó en “competencia abierta” contra sus vecinos de oficina Paviandi y Polo Construcciones como únicos oferentes invitados al proceso.

273 pasos separan a un hombre que para unos representa la lucha contra la corrupción al interior de la administración pública, del sitio donde para otros se edifica el amiguismo en la contratación estatal.

ADENDA: Los tiempos del abogado no son los mismos tiempos del periodista. Así que paciencia, porque para la verdad aún falta mucho. Próxima Columna: Una pregunta, señor Gobernador.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad