jueves 15 de agosto de 2019 - 12:00 AM

La cara oculta de Claudia López

antes de salir a defenderse con tanta dignidad sobre las acusaciones que se le hacen, debería detenerse por un instante frente a un espejo
Escuchar este artículo

Para muchas personas la política es el arte de la hipocresía, y la mejor muestra de eso es ver las declaraciones de Claudia Lucero López, donde manifiesta que la corrupción está representada en dos campañas diferentes a la suya, sin mencionar, claro está, las posibles investigaciones en las que hoy ella misma estaría inmersa al interior de la Fiscalía por el posible delito de corrupción al elector para el momento de la campaña al Senado de su esposo Miguel Ángel Pinto, para quien al parecer, de conformidad con las palabras de la candidata, tampoco operó la justicia en el mes de marzo del año 2003, cuando la fiscalía 16 de Bogotá declaró inhibitorio el proceso que se adelantaba en su contra por el delito de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales, cuando era contralor de Santander, y su esposa era la secretaria general.

A esta actitud en el campo de la sicología se le llama memoria selectiva, y en eso a la señora López no hay quien la iguale. Por eso es que antes de salir a defenderse con tanta dignidad sobre las acusaciones que se le hacen, debería detenerse por un instante frente a un espejo para que pueda valorar realmente sus acciones, las cuales según una buena fuente del periodista Jorge Gómez Pinilla, se fundamentan en el trabajo del tenebroso “contrahacker” Carlos Escobar, a quien se le acusa de manejar las “bodegas” de su campaña para atacar a los demás candidatos desde el apartamento 1904 de la Carrera 25 No 18–39.

Y como si no fuera poco, se consolidan con el acompañamiento político del condenado exgobernador Mario Camacho Prada, a quien le envío un fervoroso saludo teniendo en cuenta que me advirtió que iba a “seguir de cerca mis actuaciones”. Nos faltan 73 días para saber qué nos espera como ciudadanos, y créanme que si hay alguien que haya tenido que aprender a contar los días con paciencia, soy yo.

Adenda: ¿A cuanto asciende la sanción que se le impuso a Cecilio Vera por constructor ilegal en Bucaramanga?

Próxima columna: El “Jhon Calzones” de Girón

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad