jueves 06 de junio de 2019 - 12:00 AM

Los amigos de la Cdmb

Los dineros que deberían estar en estabilización de terrenos se los están entregando a Miller Castaño, Óscar Mauricio Moreno y los hijos de estos mismos
Escuchar este artículo

Bucaramanga tiene 14 sistemas de drenaje, por medio de los cuales las aguas procedentes de los cerros orientales fluyen de forma subterránea y superficial por toda la meseta en búsqueda de la escarpa occidental. Un mecanismo acuífero natural maravilloso que necesita un seguimiento ambiental permanente, para evitar que colapsen los alcantarillados pluviales de los barrios La Joya, Campo Hermoso, Nariño y La Flora. El problema es que los dineros que deberían estar invirtiéndose en la estabilización de los terrenos de nuestra ciudad se los están entregando a Miller Castaño, Óscar Mauricio Moreno y los hijos de estos mismos, quienes desde el año 2016, a través de consorcios y uniones temporales compuestas por sus propias empresas como Petrolabin, DTH, MR Ingenieros y Spazios Urbanos, han contratado $14.667’595.552, para sembrar arbolitos, colocar postes plásticos, alambres de púas y regar terrenos, entre otras labores. Lo curioso de esta contratación es que las interventorías le fueron adjudicadas a consorcios que tienen como integrantes a dos personajes muy especiales: Johanna Paola Santos Rey y Mauricio Alberto Santos Rey, de quien es necesario aclarar que su condena, hoy suspendida por cumplir los requisitos para ello, no fue de 25 años como equivocadamente se mencionó en una columna anterior, sino de 25 meses, y los $700 millones concernientes a una contratación en Floridablanca no fueron recibidos de forma personal, sino a través de otros consorcios que este mismo integró con María José Suárez Sabogal ($630.045.300) e Icosan SAS ($131.947.200) respectivamente. Mismos contratistas, mismos interventores y mismas instituciones públicas (ver anexos página web).

Por eso no resulta sorprendente ver al precandidato ungido por Héctor Mantilla a la alcaldía de Floridablanca departiendo felizmente con estos contratistas en fincas, que gracias a un POT espurio dejaron de ser suelos rurales para convertirse en predios urbanos desde donde hoy en día, ya comienzan a trazar nuevamente el nefasto destino político del municipio que amo. Adenda: antes de concluir con “El Cartel de Ruitoque”, ¿la precandidata Claudia López Rodríguez tendrá la disposición de sentarse a hablar conmigo?

Próxima Columna: Los amigos de la alcaldía de Piedecuesta.

$!Los amigos de la Cdmb
$!Los amigos de la Cdmb
$!Los amigos de la Cdmb
Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad