jueves 09 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Los amigos de la Gobernación de Santander (II)

... Didier Tavera, quien no ha tenido el compromiso de evitar que los dineros públicos queden en manos de los peores contratistas de Colombia

Tuve la fortuna de conocer a varios funcionarios del grupo anticorrupción de la Fiscalía en Santander y pude entender que la demora en sus resultados se debe a la enorme carga laboral que produce el hecho de ser el departamento más corrupto del país. Este deshonor se lo debemos en gran parte al gobierno de Didier Tavera, quien no ha tenido el compromiso de evitar que los dineros públicos queden en manos de los peores contratistas de Colombia, exceptuando entre otros a Mauricio Higuera Becerra y Julián Serrano Gómez, quienes han demostrado con hechos que si no fuera por ellos, las grandes obras de esta ciudad serían un desastre.

La mención la hago por Miguel Camilo Castillo Baute, un ingeniero inhabilitado para ejercer su profesión por dos años, imputado por peculado por apropiación en Valledupar, imputado por responsabilidad fiscal en Barrancabermeja, integrante de una malla empresarial hallada por la Auditoría General de la República en el Tolima y partícipe del Carrusel de los Nule. Este personaje hace parte del consorcio que se acaba de ganar la pavimentación de la vía Contratación-Guadalupe, por un valor superior a los $7.000 millones, quien también es el contratista consentido del municipio de Cimitarra, en su calidad de representante de la empresa Inversiones Grandes Vías S.A.S., la cual se encuentra investigada por irregularidades en Bolívar, Córdoba, Huila, Arauca, y la Guajira. Pero mientras comienzan los problemas con esa pavimentación, no dejen de fijarse en el comodín que representa para “El Cartel de Ruitoque” la ingeniera Laura Patricia Díaz Díaz, quien adquirió en papeles las acciones de una “miscelánea” y la convirtió en la empresa Gestión y Obras S.A.S., a la cual la Gobernación y la Esant le han adjudicado contratos en Charta, Pinchote, Sucre, La Belleza, Palmar, Málaga, Güepsa, Guapotá, Los Santos, Ocamonte y Confines, donde termina contratando hasta la instalación de un inodoro. Adenda: La obra del Parque del Parapente sigue sin un punto de agua por parte de Ruitoque ESP. ¿Dónde es que están las redes de acueducto?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad