jueves 10 de enero de 2019 - 12:00 AM

Tu silencio es mi dolor

Escuchar este artículo

La persona más importante en mi existencia me enseñó que todo en la vida es temporal, y es por eso que en el reconocimiento de esa realidad tendré que superar el dolor que se siente cuando se pierde a quien se ama. Carlos Humberto Hernández Ortiz más que profesor, fue maestro de varios colegios y universidades por más de cuarenta años, tiempo durante el cual les inculcó a sus alumnos no solamente el amor por la vida sino el valor de lo que representa la amistad. Sus enseñanzas también quedaron marcadas en toda una generación de parapléjicos deportistas, quienes desde el año de 1978 se hicieron visibles ante la sociedad santandereana gracias a la lucha que decidió dar para que estos participaran por primera vez a nombre del departamento en unos campeonatos nacionales. Fue junto a ellos con quienes aprendí a nadar y jugar baloncesto, porque para mi padre las diferencias solo existían en nuestra mente. Su amor por el deporte lo llevó a ser árbitro de futbol, y fue en esa labor donde inculcó la necesidad de aplicar la ley en aras de garantizar el orden en cualquier aspecto de la vida, lo cual siguió haciendo como juez de paz en el municipio de Floridablanca. Una vida entera al servicio de la gente y sobre todo de los más necesitados, porque siempre prefirió antes de llevarse el pan a la boca, dárselo a los demás, y nunca pudo estar tranquilo consigo mismo si quienes lo rodeaban no estaban mejor que el. Tuvo errores como los tenemos todos, pero su grandeza como persona subsanaba las faltas que pudieran hallársele. Sus palabras estaban imbuidas de positivismo porque no concebía que las cosas no tuvieran solución, de ahí que su voz siempre fue un bálsamo cuando se presentaba la adversidad. Una penuria física lo tiene hoy muy cerca de la muerte, y a todos los que lo queremos nos tiene cerca a él. Hoy más que nunca me duele su silencio, y hoy más que nunca me duele su dolor. Esta es mi despedida, y la única columna que no recortará.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad