miércoles 06 de enero de 2021 - 12:00 AM

Educación en 2021: Reflexiones

La conclusión es que la respuesta para el gran reto educativo no es más tecnología, es docentes y grandes conexiones humanas.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Dejando atras el peor año que nuestra mente puede recordar, es tiempo de reflexionar sobre lo sucedido y empezar a diseñar el futuro que traerá grandes revoluciones, en especial para el “mundo de la educación”. Dejo cuatro reflexiones de aquello que no puede sobrevivir el 2020 y que exigirá al máximo a instituciones educativas en todo el planeta.

¡El diseño del salón de clases debe cambiar! En la era de distanciamiento social, estudiantes presenciales y virtuales, y acceso a más información que la que el profesor puede proveer, el espacio de clases con filas e hileras, mirando de frente hacia un tablero, ya no puede ir más. Espacios autónomos, otros colaborativos, acceso a tecnología y acompañamiento docente es lo que debería verse.

¡El desarrollo socio emocional es más importante que nunca! Estudiantes aburridos y desmotivados, padres insatisfechos y preocupados, docentes estresados y sobrecargados es la realidad de hoy. El tema socio emocional no es un relleno ni romanticismo, es una necesidad inmediata. Especial atención deben recibir los estudiantes con mayores dificultades y retos. Debemos tener la capacidad de reconocer y aceptar las emociones de otros, alegría, desespero, llanto o estrés; esto incluye a docentes y a padres de familia. Empatía y cuidado social debería ser regla.

¡Debemos asumir un modelo y echarlo a andar! No hay consenso entre virtualidad, presencialidad o modelos híbridos. En la época donde los padres estamos preocupados por el bienestar de nuestras familias, donde los empresarios quieren que sus empleados vuelvan y en la que los independientes ruegan por apertura, el mundo educativo tendrá que escoger uno de estos modelos, evaluar, corregir y seguir adelante. No hay tiempo para perder, aun con los riesgos que esto conlleva.

La conclusión es que la respuesta para el gran reto educativo no es más tecnología, es docentes y grandes conexiones humanas. La tecnología seguirá existiendo, unos la abrazarán otros la aborrecerán, pero todos estamos en la búsqueda del bienestar. El docente será el centro del diseño académico del futuro, la conexión emocional se priorizará sobre la intelectual. Más y mejores hijos, esposos y padres; empleados y empresarios comprometidos y mejores ciudadanos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad