viernes 27 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Óscar Rey Vesga

El Celular: ¿Herramienta Moderna o Crisis en Desarrollo?

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

En todo espacio me encuentro con padres que perdieron la batalla del uso del celular con sus hijos, con compañeros de trabajo inmersos en sus dispositivos cuando no tienen interés en trabajar o hasta cónyuges que se recriminan por llamar la atención. ¿Qué estamos esperando para actuar de forma contundente frente a su uso, en donde aún son desconocidas sus reales consecuencias de largo plazo? El País en España, publicó un documento del psicólogo clínico Francisco Villar que expone su detallado testimonio, al que con seguridad se suman experiencias similares en nuestro país, donde resaltan la correlación entre el tiempo que los jóvenes pasan frente a las pantallas y el deterioro de su salud mental. De forma preocupante se observa un incremento en los episodios de conducta suicida con el aumento al uso excesivo de dispositivos móviles.

Múltiples estudios científicos respaldan estos hechos en UNESCO, CDC, ISTE o PEW así como Universidades serias como Stanford. Los datos sugieren que los adolescentes que pasan más tiempo ante las pantallas tienen más probabilidad de desarrollar problemas de salud mental. Y esto no es lo único, la exposición temprana ha mostrado también retrasos en el neurodesarrollo, así como interfiere con el desarrollo de habilidades sociales y empáticas. En mi experiencia personal, además de que ya me duelen los dedos al escribir en computador, he observado cómo el celular puede impactar relaciones interfamiliares, rendimiento académico y bienestar emocional, y todos parecemos reconocer estos efectos, pero la acción colectiva sigue siendo esquiva.

Y entonces, al identificar esta “crisis en desarrollo”, el autor del documento de El País propone prohibir los móviles hasta los 16 años y restringir su uso hasta los 18. Esto, junto a educación digital robusta y la promoción de actividades alternativas como deportes, lectura, o pasatiempos creativos. Confieso que decidir qué hacer con mis hijos no es fácil, pues no puedo ni imaginar su reacción, pero podría ser este un paso hacia la recuperación de nuestra humanidad y la construcción de un futuro más saludable para las generaciones venideras.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad