miércoles 16 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

El dilema social

El mal uso de nuestra información personal es delicado, pero ahora nos enfrentamos a que en nuestra intimidad, su uso, ha generado adicción, ansiedad, depresión y efectos en el largo plazo aún desconocidos para la humanidad.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Me cautivó el ultimo documental de Netflix, The Social Dilemma, donde se censura fuertemente las redes sociales. La conclusión es muy simple: si un servicio es completamente gratis, tú eres el producto, tu información y tus datos son el negocio. El nuevo documental se suma a “Nada es privado”, que explicó el caso Cambridge Analytica, Facebook y las elecciones en Estados Unidos.

Aunque el documental tiene matices de ficción, la realidad es más escalofriante. Algoritmos o pequeños programas de computador van aprendiendo, por su propia cuenta, cómo podemos mantenernos adictos a una red social, una idea política o un interés comercial por solo nombrar algunos de los riesgos. Ya no hay humanos tratando de llevarnos a tomar una decisión. ¿Asusta o no? Todos debemos tener muy claro que la privacidad ya no existe, lo que se hace ‘online’ está siendo visto, analizado y utilizado con fines, la mayoría de veces, desconocidos.

Como si lo anterior fuera poco, el documental hace llamado al uso de las redes con extremo cuidado. Aquellos mismos quienes inventaron el “like”, quienes lideraron las todopoderosas redes sociales en sus inicios, hoy, advierten sus peligros. El mal uso de nuestra información personal es delicado, pero ahora nos enfrentamos a que en nuestra intimidad, su uso, ha generado adicción, ansiedad, depresión y efectos en el largo plazo aún desconocidos para la humanidad.

Si el adicto es un adulto, hágase consciente y tome decisiones, es su trabajo, familia y su paz interior lo que está en riesgo. Si siente que no es capaz solo, busque ayuda. Pero en el caso de adolescentes y niños, debemos ser no solo cuidadosos sino exigentes. No es suficiente con aislarlos de pantalla, redes sociales o internet, se tiene que exigir nueva regulación, capacitar a padres y adultos cuidadores, diseñar cátedras en colegios y universidades. ¿Sabían que además de los protagonistas de la serie, Mark Zuckerberg y Bill Gates no usan redes sociales y no permiten que sus hijos lo hagan?

¡Que las redes sociales no nos digan cómo vivir nuestra vida!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad