viernes 17 de noviembre de 2023 - 12:05 AM

Óscar Rey Vesga

El mundo legal en el umbral de una revolución

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

La inteligencia artificial (IA) redefinirá radicalmente el rol del abogado. Este cambio no es una simple tendencia tecnológica, es una transformación esencial en la forma en que se practica y entiende la ley. Para mis familiares y amigos abogados: Vean la IA no como una amenaza, sino como una herramienta valiosa que mejorará su práctica. La resistencia, el miedo o la arrogancia hacia estas tecnologías solo frenarán su desarrollo profesional y limitarán su capacidad para servir mejor a sus clientes.

El siguiente es solo un uso de los muchos que vendrán. Una compañía británica llamada Luminance, creada por matemáticos de la Universidad de Cambridge, tiene la capacidad de leer, analizar, negociar y modificar contratos de manera autónoma. Sus creadores visualizan un futuro donde las tareas rutinarias y el análisis de documentos se automatizan, ofreciendo no solo transparencia sino velocidad y accesibilidad. Estos contratos muchas veces vistos como “letra menuda” incomprensible, podrían ser redactados y revisados entre distintos sistemas de IA, asegurando alineación con las necesidades de los firmantes, promoviendo confianza en las transacciones legales, eliminando “micos” y en donde Ustedes, apreciados abogados, agregan valor desde la estrategia y no desde aburridos trabajos operativos. Habrá quien no quiera, pero la formación tradicional de los abogados, centrada en la lectura intensiva y la escritura detallada, aunque fundamental, no será suficiente. Los abogados de hoy, y la Universidad especialmente, tendrán este reto en sus manos. Probablemente los veremos interpretando la ley en casos complejos, diseñando estrategias legales y generando jurisprudencia en un mundo siempre cambiante; asegurando el cumplimiento de toda norma actual, verificando ética y cumplimiento; garantizando que las habilidades humanas como la empatía, la persuasión y la interpretación sigan siendo cruciales en negociaciones; inclusive, veremos nuevas oportunidades como defensas por mal uso de IA, políticas de automatización y nueva legislación.

Quienes logren ver esto como un complemento que libera a los profesionales legales de tareas tediosas tendrán un amplio futuro, siempre que se mantengan actualizados sobre los avances en IA, derecho tecnológico y cómo integrarlo a su quehacer profesional.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad