miércoles 04 de agosto de 2021 - 12:00 AM

El regreso a clase en manos de los rectores

Aplaudo el compromiso de muchos rectores del sector público que diseñaron planes de retorno innovadores, cambiando asignaturas, horarios y hasta metodologías.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

¡El mundo académico tiene su vacunación completa! Los mayores de 12 años con comorbilidades gozan también del acceso a inmunizarse desmontando esto como excusa para no retornar y finalmente, en los menores de 12 años se ha demostrado una y otra vez que, aunque tienen riesgo, no son factores de contagio importante. Cualquier otra excusa es recicle de necesidades pasadas o simplemente muy poco interés por la salud pública y en especial el bienestar de niños y jóvenes.

Y mientras el Ministerio de Educación anuncia que se acabaron los plazos para volver a la presencialidad, siguen cursando tutelas por todo el país buscando frenar el regreso, que se suman a demandas por falta de conectividades en las sedes públicas y hasta recomendaciones a los padres para que no envíen sus hijos al colegio. Pareciera que las trabas que algunos quieren poner se suma que a los padres no les importara el futuro de sus hijos. Con alguna razón dicen los líderes sindicales que no están dadas las condiciones, pero, ¿y es que estuvieron dadas en algún momento? Se requiere de un fuerte y comprometido liderazgo para continuar.

Aplaudo el compromiso de muchos rectores del sector público que diseñaron planes de retorno innovadores, cambiando asignaturas, horarios y hasta metodologías. Admiro también cómo rectores, que con recursos públicos restringidos, solo quieren el bienestar de sus estudiantes. Es vital que quienes lideran todas las entidades educativas del país generen la confianza necesaria para que quienes somos padres de familia, interesados en el bienestar de nuestros hijos, podamos retornar nuestros hijos a infraestructuras que cumplan normas de bioseguridad, a trabajar en el impacto socioemocional sufrido estos últimos 18 meses y a trabajar en el cierre de brechas académicas. Muchos colegios públicos recibieron recursos nunca vistos, es hora de demostrar que no fue en vano y que prima el momento de volver a compartir con amigos, jugar, reír y aprender acompañados por líderes educativos comprometidos, libres de ataduras políticas, con el único propósito de trabajar por la juventud colombiana.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad