viernes 19 de agosto de 2022 - 12:00 AM

El sueño adolescente

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Cuando se tiene hijos adolescentes, los patrones de sueño suelen ser un tema de discusión en el seno del hogar. Dormir hasta el mediodía, trasnochar o dormir durante la jornada escolar parecen ser preocupaciones de muchos padres. Ahondando en el tema, encontré que su “descaro” en los patrones de sueño tiene características necesarias para el desarrollo y que no atenderlas puede acarrear riesgos para su bienestar.

Científicos de Stanford y Brown University organizaron un campamento de verano entre 1975 y 1985, en el que su objetivo principal era estudiar los patrones de sueño de niños y adolescentes. Los participantes usaban electrodos todo el día desde donde eran monitoreados en diversos indicadores. Aunque todavía se llevan a cabo estos estudios, encontraron principalmente que los adolescentes tienen necesidades diferentes y mayores que las personas de otras edades. El foco actual de este grupo de cientificos está en que muchas instituciones educativas no están preparadas para acomodarse a la necesidad de dormir más que los adolescentes tienen. Ocho horas es la cantidad mínima recomendada, que en la gran mayoría no se cumple. Tienen un reloj corporal diferente, que rige cuándo quieren dormir y despertar , según el cual realmente no están listos para dormir antes de las 11 de la noche, y si deben estar en el colegio a las 7am, nunca recibirán el descanso requerido. También se sabe que existe un vínculo entre la salud mental y el sueño. Cuando se identifica falta de sueño, las estadísticas muestran comportamientos más irritables, pero especialmente un aumento en el riesgo de suicidio.

Desafortunadamente el tema no es tan sencillo como simplemente entrar a estudiar más tarde. Las familias exigen recibir a sus niños temprano para poder ir a trabajar, quienes viven lejos, por costos o comodidad, deben gastar más tiempo en transporte escolar y, finalmente, es la noche en donde las familias pueden compartir tiempo libre. Una propuesta que incluya ingreso al colegio más tarde, tiempo de descanso durante su jornada escolar y que los padres puedan trabajar como lo exige el mercado sería una idea realmente innovadora no solo en la región, sino en el país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad