miércoles 18 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

El WhatsApp del futuro

la realidad es que hemos entregado toda nuestra vida digital a una sola compañía en donde nuestros datos podrán ser utilizados para monetizar sus productos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

La app más utilizada del planeta hoy, se ha convertido en herramienta fundamental para el trabajo, la familia y los amigos. El teléfono poco suena en la oficina, es más fácil un mensaje que un correo; las reuniones familiares ahora son virtuales y los amigos del colegio se mantienen en contacto vía grupos de WhatsApp. Pero lo que inició como una poderosa herramienta de chat multimedia ha empezado a desarrollarse para convertirse en el centro de nuestras vidas. En la empresa, ya existe una versión que permite gestionar las relaciones con clientes, llevar estadísticas y automatizar algunas rutinas; en la vida personal, se lanzó hace un par de semanas la integración con Any.do que permite administrar recordatorios y tareas como si fuesen mensajes a través de un servicio robotizado. Adicionalmente, ya se han anunciado próximos servicios como eliminar mensajes de forma automática después de un tiempo, ver el portafolio de productos de una empresa e inclusive realizar transacciones bancarias, directamente desde el App.

WhatsApp, Instagram y Facebook son ahora una súper plataforma con un futuro tan poderoso como peligroso. En Estados Unidos ya se puede comprar productos y enviar dinero en cualquiera de las plataformas. Se podrán enviar mensajes de una plataforma a otra de forma transparente, permitiendo al usuario mantenerse en la que se sienta más cómodo sin dejar de estar en contacto con usuarios de otras plataformas. A través de mini-programas que se activan de forma automática al entrar a un comercio, transporte público, oficina o casa, podrán ofrecernos diversas posibilidades de interacción.

¿Se ve muy bien o no? Servicios que nos hacen la vida más fácil, pero la realidad es que hemos entregado toda nuestra vida digital a una sola compañía en donde nuestros datos podrán ser utilizados para monetizar sus productos. Paralelamente, con la cantidad de información que Facebook tiene sobre nosotros, hasta dónde podría esta información ser utilizada para fines distintos como política, religión o intenciones aún más perversas. Hago un llamado a hacer uso de estas nuevas funcionalidades con conciencia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad