viernes 10 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Óscar Rey Vesga

IA: Transformando Riqueza, Trabajo y Futuro

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Vivimos un momento crucial, quizás el más disruptivo desde la creación de Internet ¿Se acuerdan del mundo sin Google, Spotify, WhatsApp o redes sociales? La inteligencia artificial (IA) nos enfrenta ahora al dilema de desplazar empleos masivamente, aunque también promete desatar una ola de riqueza y progreso con roles centrados en la humanidad, la empatía y la creatividad. Esta posibilidad cobra vida tras la primera cumbre de seguridad de IA en el Reino Unido, con la presencia de líderes de 28 países, incluyendo figuras como Rishi Sunak y Elon Musk. Su avance ha generado tanto fascinación como inquietud y los ejemplos abundan pues no solo es ChatGPT. Herramientas como Google Health revolucionando la medicina o Tesla alterando el mundo del transporte, mientras otros como Meta, luchan contra la desinformación exigendo transparencia en la publicidad generada ahora por la IA. La sociedad está frente a una dualidad tecnológica que definirá nuestro futuro.

En medio de esta transformación, Elon Musk propone, o sueña tal vez, con adoptar un nuevo paradigma socioeconómico, acompañado por Richie Sunak que ve estas herramientas como un copiloto para el trabajo, quienes anticipan un cambio radical en la naturaleza del trabajo y la compensación. Pronostican una emergente noción de un ingreso alto universal, donde la prosperidad no es el resultado directo del esfuerzo humano, sino del ingenio artificial, lo que podría ser el siguiente paso. Su arriesgada propuesta podría ser una respuesta para aquellos gobiernos qué, atacando al sector privado, generador de riqueza, han terminado repartiendo sólo pobreza.

Mis hijos, sus hijos y las nuevas generaciones tienen en sus manos la llave para convertir esto en realidad. Vislumbrar un futuro donde la riqueza no dependa del trabajo tradicional, sino de la eficiencia de las máquinas y donde la riqueza pueda repartirse más justa y equitativamente. Quienes decididamente se preparen para este mundo, en donde el valor humano reside en la capacidad para dirigir la IA hacia soluciones creativas para los retos globales, vivirán felices, satisfechos y con grandes recursos económicos a su disposición.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad