miércoles 01 de julio de 2020 - 12:00 AM

¡Las redes son para hacer el bien!

Prohibir el discurso de odio, las noticias falsas y la radicalización política deberían ser más importantes que las ganancias de las compañías que hacen publicidad y tienen el poder de hacernos tomar decisiones.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

¿Desde cuándo el interés individual es más importante que el general? ¿Hasta dónde llega la libertad de expresión? ¿Cuál es el límite del interés particular? El colectivo #StopHateforProfit envía contundente mensaje a Facebook e Instagram, invitando a no utilizar sus servicios pagos, dada su tímida posición frente a comentarios de odio en sus redes sociales. El valor de sus acciones vivió un desplome en los últimos días, tan solo dos semanas después de lanzada la iniciativa. Estas compañías hasta ahora habían sido renuentes a “controlar” los discursos de radicalismo político, noticias falsas y discursos de odio en sus redes sociales. Por lo anterior, se viralizó un boicot liderado por más de 160 compañías, dentro de las cuales se encuentran Coca-Cola, Ford, Adidas, Diageo, y hasta Starbucks, presentes en Colombia, que han retirado completamente la publicidad de sus redes sociales, hasta tanto no se extremen medidas contra estos comportamientos.

Prohibir el discurso de odio, las noticias falsas y la radicalización política deberían ser más importantes que las ganancias de las compañías que hacen publicidad y tienen el poder de hacernos tomar decisiones. Éste nuevo mensaje es distinto al que hasta la semana pasada mantenía Mark Zuckerberg de salvaguardar la libertad de opinar en redes libremente sin importar el daño que esto podría causar a un individuo, una comunidad o inclusive un país. A partir de esta semana las grandes compañías finalmente reaccionaron, comprometiéndose a revisar sus políticas, Twitter inclusive ya censuró algunos cometarios de la cuenta de Donald Trump.

Mi invitación es que sin tener que hacer una huelga digital, pues creo que la violencia o amenaza no ayuda, nos cuestionemos para qué sirven las redes sociales, si no son para hacer el bien. En Estados Unidos significó la muerte de un ciudadano para cambiar, aquí tenemos mujeres maltratadas, niños abusados, periodistas agredidos y empresarios supuestamente siniestros en donde se aplaude su desgracia, sin derecho a defenderse. Así que pensemos antes de actuar en redes sociales, y si, así sea por WhatsApp, esta también cuenta.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad