miércoles 14 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Lo que sí podemos hacer como papás

La tarea, proyecto o espacio académico o social podemos convertirlo en un momento útil y poderoso. Eso sí con disciplina...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Cuando esto acabe, ¿qué es lo realmente importante que debemos hacer que nadie más puede hacer? En el mundo escolar, los padres se convirtieron en poco experimentados docentes, no sabemos mucho de álgebra o programación. ¿Cómo podemos aportar al desarrollo de nuestros hijos? Si pueden responder esto con facilidad, sigan su corazón y sus habilidades, sino, les dejo una idea:

Howard Gardner, profesor e investigador de la Universidad de Harvard, nos propone en su último libro “Aprender a sintetizar” con disciplina. El académico fue quien hace 40 años nos habló de las inteligencias múltiples, muy controversial en su momento. Quien tenga más de un hijo sabe que no todos serán buenos en comunicarse, matemáticas, ubicación espacial, música, expresión corporal o manejo de sus emociones. Su nueva propuesta inclusive reta sus años de experiencia.

Sea cual sea la habilidad o inteligencia de cada uno de nuestros hijos el desarrollo exige dos cosas según Gardner. La capacidad de reducir la gran cantidad de información, de cualquier tipo, para tomar decisiones y la obligación de hacerlo con disciplina, siempre. Cuando nuestros hijos se enfrenten a un problema ayudémosle a definirlo, agrupar información disponible, reorganizar (utilizar mapas mentales o diversas taxonomías), plantear una solución, probarla y hacer el ciclo nuevamente. Ayudarles significa acompañarlos, no hacerlo por ellos.

En nuestro departamento, gobernador y alcalde han dicho claramente que no habrá presencialidad, tenemos que seguir pensando qué hacer en los meses que restan para terminar el año sin más daños al bienestar socioemocional y académico de nuestros hijos y estudiantes. No menospreciemos su capacidad de aprender, seguramente podemos identificar su tipo de inteligencia, sentémonos con ellos, dándoles tiempo de calidad, para acompañar su proceso académico y también su desarrollo emocional. La tarea, proyecto o espacio académico o social podemos convertirlo en un momento útil y poderoso. Eso sí con disciplina, todo lo que cuesta mayor esfuerzo trae mayores recompensas. Seguramente lo más pequeños y los menos acostumbrados a hacer cosas por sí mismo se quejarán, al final, lo lograrán con éxito.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad