miércoles 25 de marzo de 2020 - 12:00 AM

o-soji, el arte de la limpieza

La práctica de cuidarnos, cuidar a otros y nuestro entorno seguramente nos hubiese evitado muchos de los inconvenientes que estamos sufriendo hoy, encerrados de forma obligatoria
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Traducido literalmente significaría “gran limpieza“. Colegios en Japón, tienen la tradición de enseñarles a sus estudiantes cómo mantener su lugar de estudio, e inclusive baños, limpios durante su semana de estudio. por supuesto, todos los colegios tienen personal que se encarga de estas labores a profundidad, es un ejercicio filosófico y de reflexión para los estudiantes. La actividad tiene como objetivo hacer que respeten su entorno y se abstengan de hacer desorden, ya que serán ellos quienes los limpien. Según los japoneses, ha sido una parte importante de la educación japonesa enseñar a nuestros hijos, desde una edad temprana, virtudes como limpiarse y ser aseados, ser puntuales, saludar y cuidar a sus mayores. Es de la misma forma, una actividad que pone a todos los estudiantes, independientemente de su estatus social o riqueza, en igualdad de condiciones.

¿Dejaría usted que su hijo limpiara el salón y los baños del colegio? Me pregunto si su respuesta cambiaría hoy, ante la situación que estamos viviendo, a lo que me hubiese contestado tan solo tres semanas atrás. La práctica de cuidarnos, cuidar a otros y nuestro entorno seguramente nos hubiese evitado muchos de los inconvenientes que estamos sufriendo hoy, encerrados de forma obligatoria en nuestros hogares. Es realmente absurdo cómo circulan por nuestras redes sociales fotos de metrolínea atestados de ciudadanos obligados a trabajar, irresponsables motociclistas con parrilleros o desprevenidos transeúntes sin ningún interés por cuidarse, por cuidar a los suyos o al resto de la sociedad.

¿Será que necesitamos enseñarles a nuestros hijos medidas extremas como el o-soji japonés? Cómo vamos a volver a la normalidad si no nos importan nuestros adultos mayores y pareciera que ni nuestra propia familia, si creemos que esto solo le pasa al vecino o si creemos que es una exageración y pronto pasará. Nuestros hijos no volverán al colegio después del 20 de abril si creemos que la responsabilidad es del presidente o de nuestros mandatarios locales. Somos nosotros los únicos responsables, si no somos capaces, que por lo menos nuestros hijos aprendan.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad