Publicidad

Óscar Rey Vesga
Jueves 01 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Triste realidad ¿serán los años?

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Estoy en la recta final para pensionarme, mis hijos a un par de años de salir de casa, pero viendo un triste futuro en nuestro país junto a otros tantos eventos globales que creo transformarán el mundo que nuestros padres y abuelos construyeron para nosotros. Baso esta preocupación en el análisis de “The Economist”, que con característica acidez y enfoque desafiando tanto a conservadores como al, nos ofrece una visión crítica del futuro en tres diferentes frentes.

Primero, la oleada electoral donde más de 70 países eligen gobierno, y lejos de ser una celebración de la voluntad popular, podría, paradójicamente, fortalecer a líderes “supuestamente” liberales agudizando la polarización pues, aunque llegarán al poder a través de medios democráticos, no se adhieren a los principios fundamentales del liberalismo, como el respeto a los derechos humanos, la separación de poderes, la libertad de expresión y la tolerancia hacia la diversidad y la disidencia.

Además, llega el momento definitivo en la transformación radical de nuestra forma de trabajar pospandemia, y ahora, empleados y empleadores deben encontrar un equilibrio sostenible en el tiempo. Este reajuste no solo redefine las dinámicas laborales, sino que también tiene implicaciones profundas desde el mercado inmobiliario hasta la configuración de nuestras ciudades. Ni todos a trabajar desde casa, ni “se acabó” la virtualidad, a trabajar. Esto unido a tasas de interés decrecientes, incrementos importantes en gastos de defensa, así como un impulso hacia la energía renovable. Estos cambios reflejan un mundo laboral en transición, adaptándose a realidades económicas, geopolíticas y medioambientales cambiantes.

Finalmente, la inteligencia artificial se integrará de manera definitiva en el tejido empresarial. Su adopción masiva promete revolucionar industrias enteras, democratizando la tecnología y desencadenando una ola de creatividad y eficiencia. Ojo, esto no significa que los mercados de materias primas como el petróleo crudo, el cobre y los granos desaparezcan, muy por el contrario, experimentarán una volatilidad significativa que no solo influirán en las economías globales, sino que también tendrán repercusiones en nuestro día a día. ¿A qué le apuntan ustedes en este 2024?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad