miércoles 24 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Un propósito superior

El compromiso a largo plazo no es solo aportes económicos. Un empleado puede ser voluntario en causas que lo llenen, así como los empresarios pueden ir más allá del beneficio económico propio...
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Después de leer el último informe de Calidad de vida “Cómo vamos”, no hay una descripción menor que absolutamente preocupante para Bucaramanga y su área metropolitana. Si algunos de los lectores empiezan a pensar en entregar regalos, tiempo para obras sociales o recolección de fondos, el llamado es a comprometerse a largo plazo con estos indicadores. Les dejo algunos hallazgos.

La pobreza monetaria (46,1%) y extrema (16,4%) de Bucaramanga es superior al departamento y al país. Es la ciudad con mayor desempleo (17,2%), con una tasa de informalidad de 55,8% y donde el 17,4% de los jóvenes no estudian ni buscan empleo. En educación, el 2020 tuvo una tasa de reprobación alarmante especialmente sector oficial: Bucaramanga 7,5% vs 0,4% en privados, Floridablanca 9% vs 0,2%, Piedecuesta 8,0% vs 0,4% y Girón 8,1% vs 0,2%. Los niveles de inglés cayeron: Solo un 7% alcanzan B1 en sector oficial contra 32% en el privado. El estudio también presentó cifras en salud, seguridad, convivencia y movilidad con similares tendencias.

La solución no está necesariamente en las medidas del gobierno, con la ayuda de todos podemos no solo encausarnos en vías de desarrollo sino encontrar un “propósito superior”. Según una investigación con más de 1.7 millones de personas en todo el mundo, Purdue University encontró que la satisfacción personal aumenta con mayor dinero solo hasta cierto punto. “La trampa del dinero”, como la llaman, es creer que más dinero traerá más felicidad, pero el hallazgo demuestra que un salario más alto, a menudo conlleva también mayores cargas y estrés. Por supuesto, sin alimentación, vivienda y vestido no tenemos nada, pero ¿Qué influye entonces en la satisfacción personal? Tener un propósito superior más allá del dinero, encontrar un interés profundo, un trabajo con sentido, con propósito.

El compromiso a largo plazo no es solo aportes económicos. Un empleado puede ser voluntario en causas que lo llenen, así como los empresarios pueden ir más allá del beneficio económico propio y garantizar bienestar para sus comunidades. Atrás quedó la época de solo ganar dinero, llegó la era de ayudar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad