viernes 23 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

WhatsApp por la conquista del mundo

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Ya sabemos que WhatsApp es el sistema de mensajería más utilizado en el planeta. En Colombia, según Raddar, en 2022 el 41% de los colombianos lo usa, seguida por Facebook con el 29,9% e Instagram con el 18%, todas ellas de propiedad de una sola compañía, Meta Platforms. Si bien el sistema de mensajería, también considerado red social, nos sirve para comunicarnos con amigos y familiares, para trabajar y hasta estudiar, el interés de Meta por el mundo de los negocios era limitado. Los usuarios de WhatsApp Business podrían tener conversaciones con clientes, colgar un portafolio de productos y servicios, compartir elementos multimedia y no mucho más.

Parece ser que su sueño será ahora colonizarnos completamente. Con próximas actualizaciones, algunas de ellas ya funcionando en otros países, se podrá comprar, pagar y hacer seguimiento a ordenes; conectar con plataformas corporativas, tener nuestra en línea y proveer soporte al cliente de forma automatizada. Como usuarios, podremos participar en subgrupos recibiendo información específica de comunidades más grandes e inclusive conectarnos con negocios cercanos físicamente.

Desde lo positivo, ya vivimos la mitad de nuestras vidas utilizando WhatsApp, nuevas experiencias como soñar con un mensaje al banco, aerolínea o comercio preferido sabiendo quien somos, saldos, puntos o beneficios, donde podamos navegar sus productos o servicios y finalmente comprar con un solo click de forma rápida, oportuna y segura serán un placer. Pero ojo, no confíe toda su información a este gigante tecnológico, recuerde que Meta ya sabe dónde vivimos, qué hacemos o con quién andamos. Ahora sabrán también qué compramos, a quién y hasta cuánto gastamos. Si no quiere confiar tanto en Meta, sus redes o el comercio con quien se comunica, recuerde que hay funcionalidades en su smartphone como bloquear ubicación, esconder última conexión, bloquear capturas de pantalla y salir de grupos silenciosamente entre algunas otras.

Estoy a favor de hacernos la vida más fácil, pero no a ser invadido por publicidad no deseada, presión para comprar algo que realmente no necesito y por supuesto a que violen mi privacidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad