miércoles 18 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Y más sobre el uso de pantallas

quiero hoy recalcar que no todo el uso de pantalla es malo, es el ‘exceso’ el que no trae beneficios a nuestros hijos...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

La semana pasada escribí acerca de cómo el exceso de pantallas debía catalogarse como abuso infantil. Como era de esperarse, tal afirmación generó diversos comentarios, desde la aprobación, por sentar una voz de alarma, donde se me solicitaba profundizar el concepto de “cretinos digitales”, hasta aquellos que no compartían la totalidad del texto. Un amigo cercano, experto en educación, me pedía no satanizar la pantalla. Y como me declaro un defensor de que nada es blanco o negro, izquierda o derecha, quiero hoy recalcar que no todo el uso de pantalla es malo, es el “exceso” el que no trae beneficios a nuestros hijos.

He visto, desde la experiencia propia, cómo los niños de hoy desarrollan una capacidad extraordinaria para crear y editar videos, en donde el paso a seguir es tener un objetivo claro y constructivo. Disfruto cuando veo a mis hijos llevar su dispositivo a la cocina y seguir una receta para toda la familia; cuando a través de su equipo mantienen amistad virtual pero saludable con sus amigos, pues aún nuestros gobiernos locales se niegan a abrir colegios cuando el resto del país ya lo hizo. Veo gran utilidad en una tableta para leer, y aunque no es lo mismo que pasar hojas de papel, otros beneficios emergen: medir el nivel de comprensión lectora en inglés o español, competir por convertirse en el mejor lector, etc. Una pantalla es un diccionario en línea, con resaltador y hoja de anotaciones, es un dispositivo que va mucho más allá que una tarea o un juego.

La responsabilidad de un uso saludable de las pantallas en los niños está en nosotros los adultos. Usar una pantalla para que el estudiante explore, registre y disfrute el mundo que lo rodea, para que el trabajo académico responda a gustos, intereses y habilidades. En casa, definir reglas claras de uso, no prohibiciones, donde siempre haya presencia adulta y tiempo de calidad.

¡Las pantallas, juegos e internet pueden ser tan positivos como la utilidad que les demos, que antes de ser “abuso infantil” sea una ayuda en casa, nunca el desvare de qué hacer con los hijos!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad