miércoles 23 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

¿Y si los niños no vuelven al colegio?

El consumo de pantalla “pasiva” debe minimizarse y convertirse en un espacio para el pensamiento crítico, la resolución de problemas y el debate productivo.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Mientras en otras capitales colombianas empieza el camino de regreso al colegio, en modo de alternancia, en el área metropolitana aún no hay indicios de que esto sea una realidad, de hecho, tímidamente se dice que nuestros hijos estarán en virtualidad hasta final de año. Aunque realmente creo que los estudiantes deben regresar a las aulas, es momento para que colegios, universidades y padres de familia, empecemos a pensar en cómo minimizamos los riesgos de mantenernos en virtualidad.

El aprendizaje es un proceso social que se debe mantener. Si ustedes les preguntan a sus hijos qué es lo que más desean del colegio con seguridad contestarán, volver a verse con sus amigos. Y esto no se refiere simplemente a jugar, esto es también trabajo en equipo, colaboración entre pares y socialización. Debemos garantizar que, así sea virtualmente, exista un espacio para el diálogo, el debate y la colaboración académica y social.

Virtualidad no es mantener a los estudiantes en línea o llenarlos de contenido académico. Debemos tener claridad del qué y el cómo del proceso de aprendizaje pues muchas tareas o muchas horas de pantalla, no necesariamente significa que se está aprendiendo. El consumo de pantalla “pasiva” debe minimizarse y convertirse en un espacio para el pensamiento crítico, la resolución de problemas y el debate productivo. Ahora, no estar conectado no significa que no se esté aprendiendo o haciendo algo productivo. El descanso mental y físico es necesario y esto no es solo responsabilidad de las instituciones, en casa, debemos minimizar usos de pantalla “inútiles” como juegos, videos o redes sociales. En virtualidad se puede leer por placer, hacer deporte, arte o música como esparcimiento.

Permitamos también a colegios y universidades intentar nuevas cosas, diseñar actividades innovadoras, mientras en casa, también buscamos ayudar. Hemos aprendido a compartir más espacios productivos en familia, cultivar una huerta casera, hacer deporte o cocinar juntos. Aunque muchos tendrán que salir a trabajar y otros podrán hacerlo desde casa, mantener nuestra salud física y mental es prioridad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad