Lunes 24 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Rectificar

Columnista: Puno Ardila

Los colombianos teníamos el derecho inviolable de la rectificación de Petro, y Petro tenía el deber sagrado de rectificar. La orden judicial fue correcta, y Petro obedeció la orden, de maneras clara y precisa.

Ante una afirmación similar a la del bochinche, algo así como “en mi opinión, esta persona debiera estar presa porque ha cometido delitos”, hay tres detalles que deben tenerse en cuenta.

En primer lugar, la opinión: cualquiera de nosotros tiene todo el derecho de crearse una imagen de algo o de alguien, y no es negociable; pensar bien o mal es el producto de información, falsa o verdadera. En segundo lugar, el componente subjetivo al juzgar (debiera estar preso): muchas veces cada uno de nosotros plantea lo que debiera hacerse con algo o con alguien, de acuerdo con nuestros conocimientos y nuestras convicciones. Y, en tercer lugar, el porqué (porque ha cometido delitos): sin esta parte final no debe enunciarse lo anterior.

Son sagrados, entonces, los derechos de formarse una opinión y de plantearse una o varias opciones a partir de esa opinión; pero debe haber un porqué; si no, la opinión y el juicio no valen nada. Y entonces viene la parte interesante, cuando Zutano dice, por ejemplo: “Yo pienso que Fulano debiera renunciar a su cargo porque no cumple los requisitos para estar allí”. Sale Fulano a exigir su derecho inviolable de la rectificación (sin necesidad de proceso jurídico, digo yo), y Zutano debe rectificar, es decir, “precisar” la afirmación con argumentos, pruebas y hechos, y demostrar que su afirmación es correcta, y que, efectivamente, Fulano no debiera estar allí. Ahora, si la afirmación es: “Fulano debiera renunciar a su cargo porque me cae gordo”, eso es otro cantar. Gordo o flaco, o como le caiga Fulano, le toca a Zutano que aguante —cuando menos dentro de lo legal—.

Entonces, si Zutano ‘opina’ que Fulano le cae gordo, no pasa nada; pero si dice que le cae gordo porque “dizque” es un delincuente, Zutano debe ‘rectificar’, es decir, precisar la información, porque, si no argumenta su afirmación, Zutano está cometiendo el delito de calumnia.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad