lunes 14 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

¿Aporofobia en la justicia?

Y el cumplimiento de las sentencias de tutela contra providencias judiciales debe manejarse de manera distinta de como se está empleando, pues, tal y como está concebido hoy, se presta para que, como sucedió en este caso, lo ordenado se convierta en letra muerta»
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

He aquí el caso de José Amparo Pérez Ochoa, humilde campesino mutilado por mina antipersonal, en la voz de Óscar Humberto Gómez Gómez, abogado (desde hace muchos años) de víctimas de estos artefactos:

«Quiero llamar la atención del procurador general de la nación, del defensor del pueblo o de uno de los nueve magistrados de la Corte Constitucional, a fin de que pidan a esta corporación que no excluya de revisión lo sucedido al humilde campesino José Amparo Pérez Ochoa, víctima de una mina, quien limpiamente ganó una tutela a una subsección de la Sección Tercera del Consejo de Estado, y logró que se le ordenara no solo repetir la sentencia denegándole sus pretensiones indemnizatorias, sino hacerlo esta vez ciñéndose a los lineamientos que en el mismo fallo de tutela se le indicaban. Pero la subsección, en lugar de acatar y cumplir la orden, repitió la sentencia y negó nuevamente sus pretensiones indemnizatorias, reiterando sus propias argumentaciones, no sin antes entrar a refutar la sentencia que le había concedido la tutela al señor Pérez Ochoa, diciendo con ello que no han debido concedérsela.

»Lo que está sucediendo en este caso, y en otros no menos graves, evidencia una nueva y peligrosa tendencia en el Consejo de Estado contra los más frágiles, una flagrante violación de principios como el de igualdad y el de seguridad jurídica, y un claro y peligroso desvío de la justicia contenciosa administrativa y de la acción de tutela hacia el favorecimiento de privilegiados, cuando no de las mismas entidades del Estado, mientras en cambio se ignora o –como está aconteciendo en este caso– se convierte en reyes de burlas a quienes son pobres y no tienen ninguna resonancia dentro del espectro político nacional.

»La justicia, al igual que el sol –como lo dice bellamente nuestro Himno Nacional–, debe alumbrar a todos. Y el cumplimiento de las sentencias de tutela contra providencias judiciales debe manejarse de manera distinta de como se está empleando, pues, tal y como está concebido hoy, se presta para que, como sucedió en este caso, lo ordenado se convierta en letra muerta».

Para conocer la historia completa: https://www.oscarhumbertogomez.com/?p=35095

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad