lunes 06 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Bienvenidas todas a la discusión

La discusión (...) debe darse. La inclusión debe existir en todos los ámbitos, pero no como rebeldía itinerante, sino como derecho indiscutible; y para ello debe existir una propuesta normativa.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

Hubo la semana pasada en la UIS una discusión interesantísima —e importantísima— acerca del lenguaje inclusivo. Y vale la pena traer a colación algunos elementos —de allí y de algunas otras fuentes— para que esa discusión se extienda a todos los ámbitos, ojalá como se dio allí, en la Universidad (y como debe ser), con dos elementos fundamentales: respeto y argumentos.

Dijo Moisés Wasserman hace algunas semanas que apoya a quienes reclaman un lenguaje inclusivo, y afirma, entre otras cosas, que «lo que no se nombra no existe. No nombrar explícitamente a las mujeres las ignora lo mismo que a la diversidad de opciones de género»; y más adelante sentencia que «los idiomas que no diferencian no los hace igualitarios». Wasserman está de acuerdo en que podemos «aceptar una sola palabra para todas las identidades; puede ser “todes”, si quieren. Mejor “todos”».

Así que, si partimos del principio democrático del derecho que todos tenemos a ser tenidos en cuenta, comenzaremos por pedir que todo idioma, lengua, dialecto y jerga debe permitir la participación de todos; y la cosa aquí no se reduce, entonces, a perseverar en la conservación de una gramática (que debe —precisamente— propiciar la dinámica del idioma para que este no muera), ni a hilar finito en el contenido de los argumentos, sino que debe procurarse una verdadera utilidad en el planteamiento de la propuesta de lenguaje inclusivo con normas y registro de uso.

De acuerdo con Yulia Katherine Cediel, debiera pensarse más en esos derechos a ser incluidas y menos en la prescripción de una normativa; pero, entonces, podremos enfrentarnos (como lo planteó Wilson Gómez) con que cada generación propondría un idioma distinto (aunque ocurre con muchas palabras), puesto que los cambios generacionales traen consigo una actitud natural de modificar el lenguaje, que, cuanto mayor ruido pueda causar en los mayores, más es su atractivo para los jóvenes.

En fin, como se propone al principio, la discusión apenas comienza y debe darse. La inclusión debe existir en todos los ámbitos, pero no como rebeldía itinerante, sino como derecho indiscutible; y para ello debe existir una propuesta normativa.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad