lunes 03 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Criterios viales

¿Cuál fue el criterio para emitir una ley que obligaba a los conductores a llevar las luces encendidas en las ensortijadas carreteras colombianas? Hacen falta las luces cuando es una recta, pero ¿cuál era el criterio para obligar a los conductores a llevar la luz encendida en una autopista? Esa ley nació coja, y afortunadamente entró en procesos racionales.

¿Cuál es el criterio para obligar a quienes viajan en un vehículo a llevar puesto el cinturón de seguridad? En las carreteras de Colombia, ni más faltaba, es una necesidad enorme, pero ¿en las calles de Bucaramanga, por ejemplo, que se camina a tres kilómetros por hora? ¿Y con cuál criterio los agentes de tránsito atalayan a los conductores para pillarlos con la ley de moda? ¿Será que sí efectivamente es su apostolado educativo, para que no haya más accidentes? O será otra cosa… Es difícil creerles cuando no dan la opción a la razón ni a la lógica, por ejemplo, de por qué tanta insistencia en las luces en la autopista, si, mientras tanto, junto a ellos pasan tres personas sin casco en una moto, con un niño, sin luz de freno, se cruzan sin poner direccionales, y casi los atropella una tractomula que viene por la izquierda. ¿Sí tendrán criterios educativos?

Qué pasa con los encargados de manejar el desorden en la autopista, entre Floridablanca y Piedecuesta, que quienes transitan hacia el sur al final del día deben soportar los trancones que genera la conversión de tres carriles a uno, producto del interminable proceso de Metrolínea y de otras historias de los municipios, mientras que los carriles orientales, sur–norte, permanecen completamente descongestionados, y los alféreces están a ese lado, a la caza de quienes van por encima de ¡30 kilómetros por hora!, un invento de última hora de quién sabe quién, en vez de estar en el costado occidental ayudando a descongestionar el caos.

Cuál es el criterio de los directivos de Tránsito, que hablan de falta de agentes, cuando la Institución estaría completamente boyante si tuviera unidades pendientes de multar a tanto infractor. No más con multas por luces de freno dañadas podrían reconstruirse los edificios de tránsito de todo Santander, y con multar a los camioneros que transitan por la izquierda se podrían pavimentar todas las calles en el Área Metropolitana. Y la lista de sanciones es larga y beneficiosa, si se aplicara de verdad la Ley. Pero, a fin de cuentas, el criterio que prima es el estomacal, y eso sí que es una vaina.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad