lunes 21 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Efemérides

“Los colombianos no tienen celebración. Lo único que recuerdo de mi infancia, y que aún hoy se realiza, es un desfile que comienza para los niños de los colegios a muy temprana hora de la mañana-
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

Me contó una amiga, compañera de estudios, que estuvo de celebración por el día de la independencia en México, nación que la acogió y le dio un mejor nivel de vida, cuando menos en lo relacionado con sus ingresos económicos. Ella es colombiana de nacimiento, pero tiene ahora las dos nacionalidades. Y celebra con entusiasmo este día, como lo celebran todos los mexicanos, ahora paisanos suyos.

¿Y qué hacen en México? Celebran. Eso hacen, porque es una celebración; así que hay fiesta con música mexicana, trajes típicos mexicanos, y se habla con expresiones típicas mexicanas, como “güey”, “cabrón”, “chingada” y todas esas vainas que dicen los mexicanos, y que yo no sé qué significan, pero para ellos está “de pelos”, y eso me parece excelente, y me alegro mucho por ellos.

¿Y por qué no hace lo mismo con el 20 de julio, o con el 7 de agosto?, le pregunté; y su respuesta me hizo aterrizar en una realidad muy dura, que no tiene –ni tendrá, tal vez– reacción en el gobierno de nuestro país: “Los colombianos no tienen celebración. Lo único que recuerdo de mi infancia, y que aún hoy se realiza, es un desfile que comienza para los niños de los colegios a muy temprana hora de la mañana, y termina pasado el mediodía, después de una ‘marcha’ desacompasada hasta llegar al parque principal del pueblo, en donde tienen que plantarse de pie durante horas, al rayo del sol, mientras las autoridades municipales, sentadas a la sombra, van pasando por el micrófono a pronunciar discursos que nadie oye, ni entiende, ni quiere oír, ni quiere entender”.

Sí. En Colombia hay fiesta solo si la fecha coincide con fin de semana –la fecha que sea–. ¿Y cómo se celebra?: con música y trajes típicos mexicanos, y se habla con expresiones como “güey”, “cabrón”, “chingada” y todas esas vainas, que no sé qué significan, y que para algunos está “de pelos”, pero para los colombianos es una prueba más de que nuestra identidad no existe, como no existe independencia alguna. De modo que no hay mucho que celebrar.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad