lunes 21 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

El bochinche propone...

Image
Columna de
Puno Ardila

Bucaramanga es un caos; no solo por la movilidad. Al tiempo que falta la conciencia hay muy altos niveles de agresividad; además, la ignorancia frente a las normas completa el terrible cuadro.

En las calles, la gente no sabe sino “echar pa’delante”, y “pa’delante” significa ir en contra de cualquier norma, empezando, por supuesto, por los motociclistas, que no hacen un pare ni respetan la luz roja, que andan en contravía, por los andenes, y le cargan a su motico hasta cinco personas, sin casco y sin edad suficiente, y suponen que la luz direccional es el rayo de Zeus, que hace que el universo entero se paralice y se le abra paso de inmediato al genial conductor que encendió la intermitente, que, por cierto, deja encendida hasta que llega a su destino.

Pero la prueba de que todo está patas arriba es que los dueños de los bares de la “cuadra picha” convocaron a una marcha para que la rumba y el bochinche en este sector residencial puedan ir nuevamente hasta las cuatro de la mañana.

“Los propietarios de bares, discotecas y algunos restaurantes están dispuestos a movilizarse si se mantiene el horario actual de cierre de sus locales a las dos de la mañana”. En eso sí que hemos avanzado como “civilización”: de tener que cerrar a las once de la noche, ya vamos en las cuatro de la mañana.

Y lo de la “conciencia” cobra sentido cuando se reunieron estos propietarios con los residentes del sector, y una de las propuestas, sin sonrojos ni vergüenzas, fue que, en vez de que ellos regulen el volumen y que insonoricen sus establecimientos, es que los residentes que quieran dormir tranquilos tienen que reformar sus viviendas e insonorizarlas, con vidrios dobles, y hasta con cartones de huevo, quizá.

Así como hoy lo normal es que se pida limosna para no robar, o se robe para alimentar una familia, o se acuchille, pero se pida perdón para evitar el linchamiento, también llegamos ya a que los bochinchosos sean los que deciden lo que deben hacer quienes están reclamando por sus derechos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad