lunes 31 de agosto de 2020 - 12:00 AM

El fraude del “Artrin”

Pero como hace poco cayó una panacea por cuenta de la investigación científica, que demostró que se trataba de pura carreta, le consulté al profesor Gregorio Montebell
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

En busca de alivio para varios de mis amigos, entraditos en años y con dolencias por todas partes, como que están ya en la edad del cóndor (con-do-lor aquí, con-do-lor allí), di con un producto altamente recomendado por los abuelos de este país. Pero como hace poco cayó una panacea por cuenta de la investigación científica, que demostró que se trataba de pura carreta, le consulté al profesor Gregorio Montebell.

––Me recomendaron “Artrin”.

––¿Es para usted? ¿Se quiere morir? ¿Está cansado con la vida que lleva? –me contestó de inmediato.

––En realidad, es para unos amigos, anclados a unas sillas porque les duele todo.

––Qué problema con los colombianos, que andan huyéndole al tal “castrochavismo”, pero confían ciegamente en una medicina porque dice “Cuba” en su empaque.

––¿No es buena la medicina cubana?

––Claro que sí; la medicina y las drogas, que aquí llaman “medicamentos”, por eufemismo. Pero lo que usted menciona no es un producto cubano; es solo un engaña pendejos. El laboratorio que fabrica estos productos ha sido acusado de comercializar medicamentos fraudulentos.

––Pero es colchicina...

––Pues vea que no; son esteroides, prednisolona e hidroxiprednisolona; nada más. Lo venden a precio de tripa picha, y dicen que es colchimedio; es más, en la caja dice “cochi medio”.

––Debieran advertirle a la gente de este peligro.

––Pues le cuento que desde hace cuatro años el centro cubano Cecmed “detectó la promoción de comercialización en sitios web de Flexdol y Artrivid plus I y II, declarados por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) de Colombia en las alertas sanitarias emitidas en abril del 2015, como medicamentos fraudulentos, así como de Artridol Plus y Artrin, grageas, notificados por el Cecmed en la Comunicación de Riesgo 03/2015”. De modo que el cuento no es nuevo, pero el problema en nuestro país es que esto se sabe cuando al cristiano ya se le está dando sepultura.

––¿Puede matar esto que solo sirve para aliviar el dolor?

––Cualquier automedicación sin control puede matar. Cuando estornude y tenga mocos, automedíquese solo con aguapanela y limón; si sigue enfermo, vaya al médico.

$!El fraude del “Artrin”
$!El fraude del “Artrin”
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad