lunes 31 de octubre de 2022 - 12:00 AM

El juramento de la profa Ivonne

Image
Columna de
Puno Ardila

La profa Ivonne Suárez es de las que dice “estudiantas” y “todos y todas”. Defiendo su defensa de lo femenino, pero no su postura contra el idioma. Ella, una dura para la historia y la archivística, que merece todo mi respeto, hace unos días prestó juramento como directora del Archivo Nacional frente a la ministra de cultura, Patricia Ariza.

El acto, que debiera ser formal, fue adobado con matices de irreverencia, como invocar a las diosas del Olimpo y jurar por la “matria”. Simpático el hecho, y que vengan la informalidad y la irreverencia; pero puede despertar interés comentar algunos detalles.

Primero: Valdría la pena preguntarse si al hablar solo de “las diosas del Olimpo” tienen como referencia a aquellas relacionadas con la sabiduría y las artes, o es una invocación del feminismo puro y duro, que deja por fuera la participación masculina.

Segundo: Si hemos de hablar, desde el Mincultura (y todo lo demás), de respeto por nuestros ancestros (que no “ancestras”, una discusión para otra oportunidad) y por lo ancestral, quienes hablamos en español, y procuramos hablarlo bien, también merecemos respeto por nuestra lengua.

Tercero: El invento de “matria” es literario, como reconocimiento a la madre, porque “patria” les suena a “padre”, aunque es femenino (“la patria”, y no “el patrio”). El país sí es masculino; ¿tocaría decir “la maís”? Si las creaciones literarias deben oficializarse, ¿nos toca comenzar a hablar de “famas” y “cronopios”?; ¿de “apocalípticos” e “integrados”, tal vez?

Cuarto: Sin duda, la profa Ivonne está en donde puede hacer un muy buen papel. Punto para el Mincultura (y todo lo demás); pero no se metan con el idioma, porque también meten las quimbas.

Mensæ tegumentum primus. Y como las ataca el embeleco, la Ministra debiera llamarse, entonces, “Matricia”, y no Patricia, para ser consecuentes.

Mensæ tegumentum secundus. Ya que hablamos de veleños, ¿qué pasa con los premios del Festival de la Guabina y el Tiple? Nada que pagan. Damos por hecho que a los norteños sí les pagaron; entonces, ¿qué pasa con los que sí representan a la guabina y al tiple?; ¿que se jodan?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad