lunes 03 de junio de 2019 - 12:00 AM

Ética y censura

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

Frente a las opiniones sobre alternativas luego de la expulsión de Daniel Coronell de Semana, salió alguien a decir que la Revista es una empresa privada, y que por esta razón esta decide cuál empleado se queda y cuál empleado se va.

Esa afirmación tiene mucho de largo y mucho de ancho. Por un lado, una persona que lleva catorce años laborando no puede ser echado así no más por el empleador, sin justa causa. Pero, sí, puede haber “justa causa”, y es que este empleado esté hablando en contra de los intereses de la empresa. Ah, eso sería otro cantar. Pero resulta que la “empresa” se debe a unos principios éticos que debe cumplir, ¡y está ocultando información! Es como una empresa privada, prestadora de algún servicio público, que oculta algún insumo y se niega a prestar el servicio al que está obligada.

Veámoslo de esta manera: Semana es una empresa que vende información, dentro (se supone) de los parámetros legales y éticos del producto, y para ello tiene a su servicio a profesionales que se encargan de convertir los hechos en textos e imágenes. Su ética, fundamentalmente, gira alrededor de que todo lo que se considere noticia, porque es de interés general, debe (DEBE) publicarse.

Pongamos que el caso se refiere a una clínica privada (para tener relación temática con el autor del comentario): resulta que un médico cuestiona a la clínica en donde trabaja porque la institución se negó a prestar el servicio a alguien contagiado de un virus, y dejarlo en la calle, en vez de atenderlo, significa que el virus se propaga y mata a mucha gente. El centro de salud, en respuesta, despide al médico. ¿Eso está bien? ¿Se acepta, porque la clínica es privada y ella verá con quién trabaja? Tal vez no se esté cometiendo un delito (no lo sé), pero no está bien; no para mí.

Semana ocultó información de planes para matar gente. La columna no fue colgada, pero sí hubo censura, porque el columnista fue expulsado por cuestionar a su empleador, que se negó a cumplir con su obligación.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad