lunes 20 de enero de 2020 - 12:00 AM

La cultura en alerta naranja

Da verdadera lástima el apoyo a la cultura en Santander, pues así es imposible progresar, crecer, compartir, difundir, preservar, enseñar, dar oportunidades a nuestros talentos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

Con este cuento de la misión de sabios y la economía naranja queda uno ilusionado con las posibilidades que tendrá nuestro país, en general, y el asunto de la cultura, en particular. Frente a esa ilusión, los datos que nos envía Luis Carlos Villamizar Mutis, uno de los gestores visibles de nuestra región, son verdaderamente decepcionantes —de acuerdo con su mensaje—, sobre las “cuestiones de presupuesto contra el crecimiento y desarrollo cultural de nuestras regiones”.

Algunos de sus datos sobre aportes estatales del año 2019, publicados y comentados en varias oportunidades, los presenta Luis Carlos con estos interrogantes:

¿Sabe cuánto dinero le destinó la Gobernación de Bolívar al Festival de Cartagena?, $792 millones. ¿Sabe cuánto dinero le destinó la Alcaldía de Cartagena al Festival?, $250 millones. ¿Saben cuánto le destinó la Gobernación de Antioquia al Festival Antioquia le Canta a Colombia? $180 millones, que, menos incomprensibles descuentos, llegan a $120 millones.

Y aquí empieza la tristeza:

¿Saben cuánto le destinó la Gobernación del Valle del Cauca al Festival Mono Núñez?, $20 millones. ¿Saben cuánto le destinó el Ministerio de Cultura a Ulibro?, $20 millones. ¿Saben cuánto le destinó el Ministerio de Cultura al FICS?, $20 millones. ¿Saben cuánto le destinó la Gobernación de Santander al Festivalito Ruitoqueño?, $10 millones (menos el 19 % de estampillas). ¿Saben cuánto le destinó la Alcaldía de Bucaramanga al Festivalito Ruitoqueño?, $10 millones, menos estampillas. ¿Saben cuánto le destinó el Ministerio de Cultura al Festivalito Ruitoqueño?, 0 pesos. ¿Saben cuánto le destinó la Alcaldía de Floridablanca al Festivalito Ruitoqueño?, 0 pesos.

Da verdadera lástima el apoyo a la cultura en Santander, pues así es imposible progresar, crecer, compartir, difundir, preservar, enseñar, dar oportunidades a nuestros talentos. La Gobernación de Santander, la Alcaldía de Bucaramanga y la Alcaldía de Floridablanca tienen la palabra.

Pregunta para terminar: Sabemos las razones políticas para que esto suceda, pero... ¿será que nuestros legisladores regionales pueden crear normas para los festivales que, a modo de ejemplo, llevan más de 20 años dándole brillo a sus regiones, para que reciban sumas importantes que los ayuden en su ardua tarea? Es que así ganamos todos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad