lunes 26 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La cumbia colombiana y las cumbias del alcalde

...pedirlo por ‘las cumbias’ —esas cumbias de padres colombianos, ya no reconocidos, y nacionalizadas en otro país, con otro acento— definitivamente es uno más de sus terribles escachadas culturales, señor alcalde Cárdenas.
Image
Columna de
Puno Ardila

Escribió Juan Carlos Cárdenas Rey, alcalde de Bucaramanga: «Solicité que se declararan las cumbias como patrimonio cultural de Bucaramanga. La cultura es para todas y todos».

Estamos de acuerdo, señor alcalde; todos formamos parte de la cultura. Es elemental.

Pero, si habla de ‘cumbias’, también debiera aclarar a los colombianos que no se refiere a nuestro aire nacional, nacido y criado en nuestro país, sino de esa transformación de nuestro ritmo, adaptado a culturas de otros países, que perdió ya la identidad colombiana. Cuántos colombianos conocen las cumbias esas, las que vienen de vuelta, pero se ofenden porque suenen obras de José Barros o —la más conocida de todas— La pollera colorá, de Juan Madera Castro, con letra de Wilson Choperena, porque “eso para qué”.

Me gustaría saber si el señor alcalde tiene clara la diferencia entre ‘cumbia’ y ‘cumbias’; que no se trata nada más de que la primera sea singular y la otra plural. Me gustaría saber si el señor alcalde Cárdenas es también de los que se confunde cuando lo invitan a disfrutar de un trío, porque asocia la palabra ‘trío’ con sexo y no con música, con boleros, con música verdaderamente romántica. Y se me antoja preguntar también si el señor alcalde evita hablar de ‘porros’ en público, porque sea tal vez de quienes asocian esta palabra con maracachafa y no con música, con buena música de nuestro país.

Así como en broma decían que el gentilicio de Bucaramanga es “vallenato”, hubiese sido menos desatinado haber presentado la solicitud para el vallenato como patrimonio de Bucaramanga; puesto que, de todos modos, el vallenato es colombiano. Y si hubiese pedido que se declarara ‘la cumbia’ patrimonio cultural de Bucaramanga le habríamos contestado lo mismo. En ambos casos, pese a que son aires colombianos, corresponden a otra zona de nuestro país. Pero pedirlo por ‘las cumbias’ —esas cumbias de padres colombianos, ya no reconocidos, y nacionalizadas en otro país, con otro acento— definitivamente es uno más de sus terribles escachadas culturales, señor alcalde Cárdenas. Qué pesar.

Mensæ tegumentum. Ya vimos la película de Pablus Gallinazo. Bella y oportuna.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad