lunes 19 de julio de 2021 - 12:00 AM

La dictablanda está sacando las uñas

Estamos entrando a un proceso de “aproximación” a la realidad nacional, a la verdad verdadera (...) pero que sigue siendo negada también por muchos colombianos, como si fueran “terraplanistas”...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

El fenómeno de Colombia se hace más visible —le dije al pensativo profesor Gregorio Montebell—; fíjese que los comunicados de la JEP ya no sorprenden a nadie; ni siquiera la captura de los perpetradores del crimen del presidente de Haití ha conmovido a alguien, y, por el contrario, algunas figuras visibles de la política dicen que se trata de una confusión y que ellos —los perpetradores— sí estaban por allá cogiendo café.

—Prepárese —respondió el profesor, sin dejar su postura pensativa— porque estamos entrando a un proceso de “aproximación” a la realidad nacional, a la verdad verdadera, que usted y yo y muchos colombianos conocemos, pero que sigue siendo negada también por muchos otros colombianos, como si fueran “terraplanistas”, que por más evidencias que les presenten se niegan a aceptar que la Tierra es redonda. Pero los poderosos están ya en búsqueda de una “solución final”.

—En este momento—continuó—, Colombia está llegando a límites preocupantes en lo que tiene que ver con los medios de comunicación y la política, que en últimas son temáticas que giran alrededor de las mismas dos bobaditas: poder y dinero; casi una sola cosa, porque el poder se busca para conseguir el dinero, “el estiércol del diablo”, el combustible que mueve el mundo, sin duda. Y los dueños de este país ya se hicieron al verdadero poder y al dinero. Y, lamentablemente, muchos de los medios de comunicación han sido incorporados a la maquinaria económica, blandidos como puñales para manipular conciencias y enfocar creencias y dogmas; porque en eso se convirtió la política en Colombia, en una secta más; en otra religión de garaje. Una religión peligrosísima.

¿No habrá algún candidato que le salga al toro? —pregunté.

—Claro que los hay; malos, buenos y no tan buenos. Pero para este sistema –que ya no es solo político, sino social–, si llegara a ganar uno que no sea suyo, todo ese sistema se le viene encima y no lo dejarán gobernar. En cambio, podrá ganar cualquiera de ellos; cualquier ‘chanchiro’, como el Duque: llámese Cabal, Macías, Tomás o cualquier grosería de esas.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad