lunes 18 de enero de 2010 - 10:00 AM

La solidaridad de Coopcentral

Las cooperativas, como todas las ONG, pregonan igualdades, derechos, tolerancia, economía solidaria y otras peroratas discursivas en pro de los más jodidos de este país; pero los más jodidos de este país siguen siendo eso mismo, a pesar de que supuestamente se los está guiando y ayudando para mejorar sus condiciones de vida.

Así también, estas cooperativas se forman como una luz entre las comunidades para cuidar sus churupitos; y en medio del caos de este país hay organizaciones, como Coopcentral, entre muchas otras cooperativas dedicadas a negociar con el dinero de un pueblo que busca defenderse de las ratas del sistema bancario nacional, que reciben el dinero de ahorradores incautos y confiados que se entregan de piernas abiertas a estas pequeñas empresas 'solidarias', pero que resultan siendo iguales o peores que los bancos, tan felices y tan autorizados en sus constantes atracos a los usuarios colombianos. Una cooperativa como Coopcentral concede un crédito a quien tenga una suma suficiente de aportes para respaldar su deuda. Es decir, para que un ahorrador reciba un crédito debe tener depositada una cantidad proporcional a la suma solicitada, que sirva como respaldo a la deuda, además de presentar fiadores embargables. Para explicarlo mejor, pongamos un ejemplo: un ahorrador necesita un crédito de tres millones de pesos, y para ello Coopcentral le exige una cantidad de aportes que puede estar alrededor de la quinta parte de la suma que se prestará, es decir, seiscientos mil pesos. Todo parece aceptable, toda vez que la empresa promete devolver el dinero cuando el ahorrador cancele la deuda y quiera cerrar su cuenta. Sin embargo, a medida que va pagando sus cuotas, también debe ir consignando sus aportes mensuales, y aumentando su capacidad de crédito, por supuesto.

Este ahorrador alcanzó en aportes un millón cien mil pesos y un cupo de crédito de seis millones de pesos. Usó el cupo, cubrió su deuda y dejó la cuenta quieta. Al cabo de diez años, regresó a la oficina de Coopcentral de San Gil a retirar el millón cien mil pesos de sus aportes y, ¡oh, sorpresa!, aquí supo de qué se trata el cuento este de la 'solidaridad': le devolvieron 450 mil pesos, porque Coopcentral usó la plata de los aportantes solidarios para salir de una crisis. Cuando hay pérdidas, todos pierden; pero cuando hay ganancias, Coopcentral gana. Bien repartido: todo para Coopcentral; nada para los demás. Bonito así.

Teguméntum: Para acabar con las ratas, los piedecuestanos recomiendan aplicar el producto ‘Campeón’ donde hay qué comer; es verdaderamente efectivo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad