lunes 01 de junio de 2009 - 10:00 AM

Maravilla de democracia

Nadie puede negar la belleza del Cañón del Chicamocha, aunque tal vez muchas familias hayan perdido a alguien allí, especialmente cuando sus curvas no tenían ampliaciones ni barreras, como hoy, que puede disfrutarse tanto por quien conduce como por quien va de pasajero, admirando el paisaje sin sacudones ni bamboleos mareadores. Y a propósito de ello, cuántos colombianos, y especialmente santandereanos, han vaciado el contenido de sus tripas a lo largo de ese temido recorrido que hoy, definitivamente, se ha convertido en un trayecto placentero y encantador.

Hoy a nuestro querido Cañón del Chicamocha, después de haber sido utilizado por algún gobernador para enriquecerse a expensas de los santandereanos, Colombia y el mundo le han dado una interesante oportunidad y fue puesto en la lista de los candidatos a maravillas naturales del mundo. Pero surgen muchas inquietudes y preguntas: ¿Quiénes hicieron la selección de los candidatos? ¿Por qué tienen que ser siete? ¿Por qué es el voto popular el método? ¿Es posible que la 'democracia' decida qué es maravilla y qué no lo es? ¿Tiene la gente verdaderos criterios para tomar este tipo de decisiones?

En esas premiaciones populares pierde una verdadera actriz, como Vicky Hernández, por ejemplo, frente a cualquiera de las contorneadas actrices que vienen de ser reinas, modelos y presentadoras de farándula, y van camino de ser cantantes. En estos casos la elección es tomada por los deslumbrados y manipulados televidentes, sin criterios de selección ni capacidad de lectura, y la determinación se fundamenta en el gusto popular, no en la calidad de los artistas.

Es como poner a los niños a escoger entre las verduras y las galguerías; o, como nos tocó en el colegio, poner al alcalde, al rector y al presidente del consejo a escoger al mejor artista a punta de aplausos de los estudiantes. O poner a los colombianos a elegir al mejor cantante, entre Enrique Iglesias, Gali Galiano y Andrea Bocelli: ganaría Iglesias, o quizá Galiano, por lo del regionalismo, pero no ganaría el mejor.

Este tipo de 'democracias' no suele decir la verdad, y muchas veces ni están todos los que son ni son todos los que están. Esta selección de maravillas debiera tener un jurado especializado, que no determine siete, sino las que verdaderamente clasifican. No se puede competir por número frente a naciones como Estados Unidos o China. A este asunto hay que ponerle sabios y no 'democracia'; así como debiera hacerse con este país, cuya 'democracia' anda tan equivocada.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad