lunes 08 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Miseria cultural colombiana

Ah, “el pueblo pensaría”... Como que se me ocurre sospechar cuál es el verdadero problema: la educación y la cultura son las claves, y el poder lo sabe.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

¿Saben para qué sirve el Ministerio de Cultura? Sí, para esas tres cosas que están pensando. ¿Y por qué? Porque los gobernantes no saben qué es “cultura”, y al decir “gobernantes”, entiéndase también al que ponen allí como ministro, que recibe esa cartera como un miserable premio de consolación: un gabinete sin presupuesto ni poder.

Entonces, ni el Gobierno sabe qué es ‘cultura’ ni lo saben muchos medios ni tantos periodistas, que ponen a la cara más linda a hablar de modas, de reinados, de los Tigres del Norte, de Rock al Parque, de “economía naranja”, una vaina que se trajo el Duque, para quien la bandera de la música nacional la portan Maluma y Silvestre Dangond.

¿Y dónde está la plata? Primero, el Ministerio de Cultura (que no de espectáculo ni farándula, hombre, que eso es otra cosa) es la cenicienta del Gobierno nacional, y reparte su poco dinero entre sus beneficiarios “naturales”. Segundo, el poco dinero restante lo reparte a un número de limosneros que sube (43 % para 2021), de un fondo que baja todos años, aunque lo niegue el mismo Ministerio:

* 2019: $95.402 millones

* 2020: $81.804 millones

* 2021: $56.386 millones

Para completar, además de seguir con la costumbre de poner de ministro a quien no sabe de cultura, y de colgarle pasarelas, coronas, pirotecnia y luces, deportes, turismo y cuanta pendejada se les ocurre, le colgaron otro componente: la “economía naranja”, una propuesta de industria del espectáculo sin relación verdadera con la cultura. “¿Cómo que no?”, dirá cualquiera. Pues no; precisamente porque han creído que ‘cultura’ es todo, y entonces lo que no saben dónde poner lo zampan allá.

Es un crimen que, encima de todo, traigan esto de la “economía naranja”, a engañar al pueblo y sacarse la ya miserable cuota que el Gobierno le mete a la cultura, que es lo verdaderamente importante: si el pueblo fuera culto, defendería su bandera y su patria, y pensaría...

Ah, “el pueblo pensaría”... Como que se me ocurre sospechar cuál es el verdadero problema: la educación y la cultura son las claves, y el poder lo sabe.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad