lunes 12 de enero de 2009 - 10:00 AM

Papá Uribe

Yo sí creo en que Álvaro Uribe es un redentor. Tengo fe plena en ello. Y no me importa. Tengo una tía que lo llama 'Papá Uribe' y me parece que tiene razón; él es como un padre para nosotros, omnipotente, aunque muchos se nieguen a aceptarlo.

¿Quién como él es capaz de sostenerse en el poder después de que sus aliados en el ilícito para aprobar su reelección cayeron ante la justicia? Eso es ser iluminado. O quién más puede ordenar la pena de muerte, sin que eso aquí exista y no le pase nada; porque eso de que le traigan una mano como prueba de un fiambre y pagar por el hecho habla de pena de muerte.

Y premiar a militares que entregan difuntos cuando 'en este país no hay guerra' también es aprobar la pena de muerte, pero a él no lo toca la Ley. Como el adventista que iba un sábado para el culto (que ellos llaman 'iglesia') y se topó en la calle con un fajo de billetes y sin poder recogerlos porque sus creencias le impedían tocar el dinero en sábado, hizo que ocurriera el milagro de que, justamente en ese espacio, donde estaban él y el dinero, se convirtió en viernes y pudo recoger la platica.

Para nuestro iluminado presidente todo es posible, porque él es omnipotente. Él puede convertir nuestra gasolina en la más cara del mundo y hacer que los colombianos se sientan orgullosos por eso y es capaz de convertir el cuatro por mil en un impuesto absolutamente necesario, ora para ayudar a la humilde banca nacional, ora para subsidiar a los reinsertos paramilitares, ora para apoyar a los eternamente damnificados de las catástrofes naturales. Él es capaz de convertir la democracia colombiana en la plataforma de su autoridad y convertir el poder judicial en un ente malvado (pero él lo redime, no hay problema) y es capaz de convertir a comprobados delincuentes en funcionarios inocentes, porque creen en él, porque tienen fe en su poder y en su gloria.

Creo en Uribe porque ha logrado que todo el mundo vea la verdad de la 'seguridad democrática', aunque nadie sepa qué es eso (el fundamento de la fe es creer en lo que no se ve) y porque ha sido capaz de hacernos entender que sus funcionarios son los únicos que pueden ganar bien y que el pueblo no necesita dinero; para eso tiene la fe, que mueve montañas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad