lunes 11 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Paulatinamente

Image
Columna de
Puno Ardila

Los colombianos aceptan los pesares si llegan poco a poco, despacito; por eso, como el reguetón, han tenido éxito las alzas de combustibles, que perfectamente llegan a alcanzar 5 y hasta 10 veces el IPC. Por eso, en contra de esa “racionalidad” de los administradores para clavar al pueblo de manera desalmada, es inexplicable el aumento absurdo del impuesto predial.

En la Ciudad del Socorro, por ejemplo, es infame la diferencia del aumento entre un año y otro. Así como la vileza se ve en el cobro triplicado respecto al año pasado, hay casos que rayan en la locura: el asilo de San Rafael, por ejemplo, que ha vivido prácticamente de la caridad pública desde que se creó en el siglo XIX, que de pagar 300 mil pesos por el año 2018 debe subir a la suma de ¡32 millones! para 2019. Las monjas están buscando dónde esconderse y en dónde meter a todos los viejitos, porque sencillamente no saben qué hacer. Y el Club del Socorro, cuya icónica sede, la Quinta Fominaya, tendrá que pagar este año, por los designios del abusivo acuerdo municipal, una suma que supera los mil millones de pesos.

(Para tratar de entender este disparate, estuvimos llamando a Alfonso Lineros, el alcalde; pero no contestó las llamadas a su celular).

Y, sí, claro, se supone que el dinero de los impuestos se usa para tapar los huecos (literal y físicamente hablando) que han quedado en calles y carreras; pero, dadas las circunstancias electorales, y partiendo de la confianza y la buena fe de que el dinero no se perderá entre las rendijas de la administración y las cuotas políticas y las grasas electorales, ¿cómo pensar en que un año con ley de garantías permitirá adelantar todas las obras que se proponen? ¿Cómo se resolverá en un par de meses lo que no se hizo en años? ¿Magia? ¿Birlibirloque?

Pero, como dijo el ciego, “amanecerá y veremos”. La vaina es que como en nuestro país las cosas son como son, con seguridad, amanecerá y no veremos nada: ni las obras ni la platica de los impuestos.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad