lunes 06 de julio de 2009 - 10:00 AM

Por qué no votaré por Uribe (V)

Porque negoció un TLC en condiciones inequitativas para Colombia, que permitirá el ingreso sin arancel de productos norteamericanos para competir con productos colombianos sin subsidio.

En un nuevo período, tendrá la posibilidad de incidir políticamente en la elección de procurador, contralor y magistrados de altas cortes, con lo que destruye el sistema de contrapeso de poderes de las democracias modernas. Defiende de manera obsesiva la legitimidad de un Congreso que tiene más de ochenta procesados, e incluso condenados, por parapolítica, todos de la coalición uribista. Fundamentó su reelección con la compra de votos de quienes hoy se encuentran presos por cohecho, pero la contraparte del Gobierno fue absuelta en un proceso sin explicación lógica alguna; a cambio de esto, la emprende contra la Corte Suprema, única institución que no se ha dejado seducir, cuya autonomía se ve amenazada con la reforma a la Justicia, que garantizaría la impunidad para su gabinete y sus seguidores políticos, impulsada por Fabio Valencia, cuya limpieza moral sigue en entredicho, en vísperas de la votación por el referendo.

En su gobierno, para 2007, al menos 13.634 personas murieron por la 'violencia sociopolítica' y esa cifra supera las 23.000 muertes si se agregan los muertos en combate; según las ONG que citan informes judiciales y policiales, el Estado es responsable directa o indirectamente en 75% de los casos en los que el autor fue identificado; en 24,5% de las muertes, la responsabilidad recae sobre la guerrilla. Hundió la Ley de Víctimas sin proponer una salida económica. Mantiene frente a la prensa una actitud soberbia o muda en situaciones como el escándalo de sus hijos, o las amenazas de un amigo suyo a Daniel Coronell.

Su lista de promesas electorales se quedó en 'Jaque' a las Farc (en contra de instituciones y convenios internacionales), pero le falta el 'mate'. Fue oferente de una fiesta de desagravio para un alto mando militar que debió destituir por pruebas que lo vinculaban con paramilitarismo. Nombró a Londoño ministro del Interior cuando éste tenía demandada a la nación por treinta mil millones de pesos. Nombró y mantuvo a un policía retirado como la máxima autoridad de la Policía cuando con éste se dio el escándalo del reparto de dinero entre mandos medios de la institución por un enorme cargamento de droga. Unos días antes de la votación del referendo, aumentó 46% el salario a la Corte Electoral. Para él y su gobierno es prioritario el tema de la reelección y no los problemas sociales del país. Para finalizar y dejar el tema quieto, su nombre y el de Colombia aparecen en informes que debieran ser consultados:

www.newsweek.com/id/54793 www.metacafe.com/watch/1321804/relaciones_de_uribe_velez_con_cartel_de_medellin_y_paramilitares/ www.youtube.com/watch?v=ivMVsgN14z8 http://flashgamesite.com/live/video_j1BdZmHhUxQ.html http://www.marcfievet.com/article-17486493-6.html

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad