lunes 09 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Sainete televisado

En esta entrevista causa curiosidad que el entrevistado, con diadema de sonido, es el que modera, mientras la entrevistadora, con micrófono aéreo en la mano, obedece a una lista de preguntas escritas y, al parecer, a un guion previo
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

Permítanme dudar de la entrevista “exclusiva” que concedió el dizque “presidente” a Claudia Palacios, en un auditorio lleno de personajes que más parecían un comité de aplausos que espectadores frente a la incertidumbre con el futuro de nuestro país.

Ya desde los debates en la campaña para la Presidencia, el Duque había demostrado su impresionante capacidad para responder –exactamente en el tiempo reglamentado por los organizadores– preguntas que los demás candidatos tenían que pensar, analizar y estructurar para luego disertar.

En esta entrevista causa curiosidad que el entrevistado, con diadema de sonido, es el que modera, mientras la entrevistadora, con micrófono aéreo en la mano, obedece a una lista de preguntas escritas y, al parecer, a un guion previo. Y se hace evidente que las preguntas las conocía de antemano el entrevistado.

No hubo contrapreguntas, aunque, tal vez por la formación que tiene Palacios como periodista –que de eso algo tiene que quedarle–, intentó contrapreguntar, y –oh, sorpresa–, su micrófono en casi todos los casos estaba cerrado. ¿Por qué el micrófono cerrado en una entrevista periodística? O era un libreto que la periodista eventualmente intentó saltarse (y no tiene disculpa, a pesar de ese hecho) o el productor o los organizadores estuvieran dando únicamente la palabra al entrevistado.

¿Y el público? Todo un chiste. Primero, el entrevistado, antes de responder a la primera “pregunta”, saludó a Fulano, a Zutano y a Perencejo. Y Claudia Palacios mencionó abiertamente que se trataba de empresarios. Es decir –vuelvo y digo–, todo un comité de aplausos. ¿Qué clase de sainete es ese? A que no se le mide el entrevistado a conceder una entrevista “exclusiva” sin preguntas previas, aunque –por supuesto– ha de saber sobre qué se le preguntará (no faltaba más; tampoco es que se encuentre tan ausente del país), con periodistas como Gonzalo Guillén o María Jimena Duzán, por ejemplo, o, para ponerle región a la vaina, con Pastor Virviescas o Jorge Gómez Pinilla, a ver si la exactitud de sus afirmaciones le coinciden con la realidad, y a ver si los periodistas —periodistas de verdad— lo dejan desparramarse en discursos demagógicos.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad