domingo 07 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Soles en la noche

No sé si será posible que lleguen a entenderse con este nuevo “idioma”, dado que ni ellos mismos (“elles mismes”) lo tienen claro
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Puno Ardila

«No estás solx» es el nombre de la campaña de El Espectador «... que trabaja con voluntarios [...] y tratar de apoyar a los artistas emergentes [...] que velen por la protección y seguridad de todos los asistentes».

Estos activistas (véanse unidas las palabras ‘estos’ y ‘activistas’, una masculina y la otra aparentemente femenina). Estos activistas —decía— plantean hoy cambiar el idioma castellano, y después de pasar por un proceso, que comenzó con “todos(as)” y pasó por “tod@s” y “todxs”, llegó a “todes”; es decir, que el masculino (léase “macho”) sean las palabras terminadas en ‘o’, y el femenino (léase “mujer”), las palabras terminadas en ‘a’. Y la ‘e’ para referirse a los dos sexos al tiempo: “Todes nosotres no estamos contentes con esta propuesta”.

No sé si será posible que lleguen a entenderse con este nuevo “idioma”, dado que ni ellos mismos (“elles mismes”) lo tienen claro; baste con oír o leer sus discursos, que comienzan con “colombianos y colombianas”, o con “colombianes”, y después siguen hablando como aprendieron de chiquitos, tal como puede leerse en las citas del primer párrafo de este escrito.

Por la decisión de la Corte Constitucional de cuidar en sus documentos las normas gramaticales, salió una “experta” en el lenguaje incluyente a decir que «en el mundo de las estadísticas hay manuales para resolver estas situaciones, y que no se pregunte quién es el jefe del hogar, sino quién es la persona que es jefe de este hogar».

Primero, ¿qué tienen qué ver las estadísticas en la gramática? —digo yo, pues—. Segundo, si se trata de no ser sexista, así como ‘ser humano’ es masculino, ‘persona’ es femenino. Y, tercero, si habla de ‘la persona’, debe utilizar el femenino ‘jefa’, que para eso se lo aprobaron ya. Pero, ahora, con la nueva propuesta, serían “el jefo”, “la jefa” y “les jefes”. Mejor dicho: un mierdero.

Para terminar, volvamos al principio, al enunciado que sirve de título: «Soles en la noche» se refiere a hombres y mujeres que no tienen compañía durante la oscuridad, y no a luciérnagas ni a estrellas. Insisto: un mierdero.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad