jueves 19 de marzo de 2009 - 10:00 AM

A los sangileños

Con ocasión de la efemérides de nuestra ciudad que por esta época cumple 320 años de fundada, los sangileños debemos recordar a dos personajes que han trascendido en la historia como hijos preclaros de ella: Diego Fernando Gómez Durán y Carlos Martínez Silva.

Sobre el primero, el académico Gustavo Galvis Arenas disertó con lujo de detalles y erudición al inaugurarse el Centro de Historia del municipio, oportunidad en la cual recordó su  gran trayectoria como eminente abogado y Magistrado, diplomático, miembro de las cámaras del Congreso y en el Senado, como acusador de Antonio Nariño junto con Vicente Azuero.  Miembro destacado de la Convención de Ocaña y en 1847 elegido Designado a la Presidencia. Contribuyó además de manera muy especial ante el gobierno de Santander, para la constitución de nuestro Colegio de San José de Guanentá.

El 6 de octubre de 2007 se cumplieron 160 años del nacimiento de Carlos Martínez Silva en San Gil, quien se destacó desde temprana edad por su afición a la cultura, la política y las letras.  Abogado de la Universidad Nacional, Diputado a las Asambleas de Santander y Cundinamarca, fue también Representante a la Cámara, donde brilló por su elocuencia y gallardía.

Ministro de Instrucción Pública, del Tesoro y de Relaciones Exteriores. Hombre valiente y corajudo: Al desatarse la guerra en 1876, combatió con los Mochuelos y alcanzó el grado de Coronel. Periodista destacado, habiendo reemplazado a don Miguel Antonio Caro en la redacción de 'El Tradicionista'. Magistrado Suplente de la Corte Suprema de Justicia y destacado profesor de economía política en el colegio del Dr. José Vicente Concha. Enfermo del cuerpo y adolorido del alma, buscó a San Gil como último refugio, empero una neumonía lo atajó en el camino de Tunja y allí se apagó el 10 de febrero de 1903 su luminosa existencia.

Apreciados paisanos: en la hora de ahora debemos tener presente siempre a estos ilustres personajes y a otros muchos más que le han dado lustre a nuestro solar nativo. Sigamos sus enseñanzas, tengámoslas en cuenta en particular cuando se trate de designar a nuestros voceros ante la comunidad y a quienes han de regir los destinos del municipio. Nuestro pueblo, testigo y artífice de parte de la historia colombiana, debe mantener erguidas las banderas de la libertad y el orden.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad