jueves 23 de junio de 2022 - 12:00 AM

Acuerdo Nacional

Sin política, la democracia no es concebible. Es el escenario para la confrontación, la negociación, el diálogo y la concertación. Lo contrario, la no – política, es la dictadura, la imposición, la opresión y el totalitarismo. De ahí por qué sea tan importante y trascendente el Acuerdo Nacional que propone el presidente electo Gustavo Petro con todas las fuerzas vivas de este país. Y es tan necesario porque estamos frente a un Estado precario, fragmentado políticamente; con unas instituciones fuertemente cuestionadas y con rasgos de debilidad; unos desequilibrios regionales y sociales protuberantes a los cuales se añaden la falta de gobierno y un alto grado de corrupción.

Este acuerdo es la mano tendida del nuevo gobierno que sabe que como el proceso de modernización económico y social de la Nación no ha estado acompañado simultaneamente de un proceso de modernización política. Nuestra democracia sigue siendo restringida, o como algunos la llaman, democracia formal autoritaria. Nuestra Constitución Política actual en cuyo nacimiento contribuyó el nuevo mandatario Gustavo Petro consigna nuevas posibilidades de expresión ciudadana que deben robustecer nuestro sistema político y de las cuales va a echar mano el nuevo gobierno.

La invitación a dialogar y buscar consensos con los que se despierta la sociedad, es la consecuencia de comprobarse las debilidades del Estado y sus dirigentes, debilidades capitalizadas por violentos y corruptos que observan un país sin rumbo plagado de desigualdades e inequidad como si se tratara de un barco zozobrando echando agua por todos los costados.

Por primera vez en 200 años de gobiernos incapaces de solucionar los problemas vitales de la República, los desplazados, los desconocidos, los nadie, van a tener la posibilidad de hacerse oír, haciendo uso de las herramientas que nuestra Carta contempla, para que no sigan allí como letra muerta. En este caso si que es cierto el adagio de que “la voz del pueblo es la voz de Dios”. Colombia, al borde de una explosión social espera que desde los distintos sectores sociales y politicos surjan iniciativas y voluntades que permitan darle un nuevo rumbo a la Nación.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad